Con la paciencia de los vecinos agotada y con la incredulidad de la comunidad por las falsas promesas de la alcaldía, en Nuevo Colón se espera que los colectores obsoletos sean reparados y se cumpla lo prometido que por años sus habitantes han tenido que escuchar, sin que hasta el momento haya una solución definitiva al problema.


A pesar de las incontables veces que se ha inundado el sector comprendido entre Nuevo Colón y Quintanares, las soluciones ofrecidas por la administración municipal y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado ya no convencen a la comunidad, generando reacciones de desconfianza en los vecinos que soportan con valentía los malos olores y las inundaciones cada vez que llueve.

En épocas de invierno, a Luz Elsy Hernández solo le queda encomendarse a Dios para que los efectos de la lluvia no perjudiquen su vivienda ni dañen sus muebles. Ella, al igual que los vecinos de Nuevo Colón, lleva esperando años por una solución que parece haberse quedado a mitad de camino, es decir, en solo promesas y nada de cumplimiento.

“Vivo en este barrio desde hace diez años y cuando llueve esto parece un diluvio, solo que aquí no hay un arca sino solos animales. Como si fuera poco, ya he tenido que botar algunos muebles y nadie me los repone, por eso, esta situación me parece indignante y una total falta de respeto”, dijo de manera ofuscada la señora Luz Elsy.

“Ya no creo en nada de lo que nos prometen, y menos cuando llevamos tanto tiempo así y solo nos hacen creer que todo está sobre ruedas, por esas cosas Soacha está estancada y las obras no avanzan”, sostuvo José Antonio Bolívar, vecino de Quintanares.

Ya son varias las veces que la comunidad ha manifestado su inconformismo con esta situación, y por eso, este medio decidió preguntarle a las autoridades municipales por qué no se han ejecutado las obras que se supone iban a permitir un cambio positivo en el manejo de las aguas residuales de este sector para que no sigan afectando a quienes residen allí. La Secretaria de infraestructura Dora Vera respondió a los señalamientos que la comunidad hace por el incumplimiento de los entes encargados.

La funcionaria afirmó que el convenio con la EAAB ya se encuentra firmado y que se están esperando a que se realicen los estudios y diseños del desarenador que debe construirse para que permita captar toda el agua que está llegando, de manera que haga la filtración del sedimento y conecte con el colector que baja por la calle 3 y a su vez enlace con los colectores que la empresa realizó en los años 2012 y 2012 sobre la Autopista Sur.

“Sabemos que a este sector llega toda el agua de comuna 4, tenemos una recepción de aguas lluvias en el desarenador que queda en límites del barrio Julio Rincón, Villa Sandra y el costado inferior que es comuna cinco, este desarenador es muy pequeño y no tiene la capacidad para recibir las aguas que llegan de la comuna cuatro. En este momento ya hay suscrito desde el mes de noviembre un convenio con la EAAB y la empresa Pública de Cundinamarca, donde los tres entes estamos aportando un recurso y la empresa de acueducto va a realizar la contratación de los estudios y diseños de los desarenadores, no solamente de este sector sino del barrio La Capilla, también, por ejemplo en la calle 12 en la zona industrial Cazucá”, señaló Vera.

Sin embargo, no se atrevió a indicar fechas ni presupuestos establecidos para la realización de las obras, lo cual genera dudas sobre el cumplimiento y la efectividad de las mismas, toda vez que el compromiso está suscrito entre el Gobierno Nacional, municipal y la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá.

“Es de anotar que el pasado mes julio cuando el presidente vino a inaugurar las obras de interceptores y colectores de la Autopista Sur, una de las solicitudes del municipio fue los recursos para la construcción de los desarenadores, en ese momento se hablaba que podría ser una cifra cercana a los 30 mil millones de pesos, no obstante es una estimación”, acotó la ingeniera.

Referente a las acciones de contingencia emprendidas por la administración municipal, Vera aseguró que se han venido realizando labores de limpieza en la canal de la calle 12 y en el desarenador de Julio Rincón con la maquinaria del municipio, además acentuó en que dicho mantenimiento se hace periódicamente pretendiendo que la capacidad para recibir las aguas residuales de la comuna cuatro sea óptima.