La inseguridad se ha convertido en el detonante para que los residentes de La Despensa adviertan que de no cumplirse con los compromisos adquiridos por la administración municipal, procederán a tomarse la Autopista Sur para que sean escuchadas sus peticiones. Mientras tanto, robos de contadores y atracos se perpetuán diariamente.


Cuentan los vecinos de La Despensa que la situación se está tornando dramática porque los atracos y el consumo de drogas se han disparado considerablemente en razón a la demora en la entrega de las obras de adecuación de la carrera séptima, más conocida como La Paralela. Allí, los delincuentes aprovechan la instalación de polisombras que facilitan su accionar delictivo a cualquier hora del día, sin que la policía pueda hacer mucho para impedirlo.

“Los trabajos fueron parados hace 25 días y esto nos ha perjudicado a los comerciantes de la Transversal 8, que es la vía principal de La Despensa. La obra estaba programada para entregarla de cuatro a cinco meses pero hoy estamos cumpliendo ocho meses y no estamos viendo ninguna solución, anoche hicimos un mitin y a raíz de esta protesta hoy sí vemos movimiento de volquetas”, señaló Miguel Sanabria, vecino de la zona.

“A raíz de la inseguridad tuvimos la semana pasada un atraco con arma de fuego a la oficina de Servientrega que queda ubicado en el barrio, eran tres tipos armados y al intentar entrar se llevaron hacia adentro al muchacho que estaba cerrando el establecimiento, pero como los vecinos y la comunidad se dieron cuenta, entonces le pegaron un tiro en la pierna y aunque afortunadamente ya está bien, todos estos problemas han acarreado muchísimas cosas”, señaló Guillermo Rodríguez, líder comunal de La Despensa.

Algunos comerciantes del sector manifestaron su descontento por el creciente números de atracos al que se ven sometidos, sin embargo, es de aclarar que no solamente los comerciantes son los que padecen esta situación; la demora en la entrega de las obras de la carrera 7 ha originado pérdidas económicas en personas que viven de arrendar apartamentos en el sector, ya que los arrendatarios, al ver tal problemática, optan por desocupar las viviendas e ir en busca de otro lugar más seguro para vivir.

“A muchos dueños de casa y gente que vive del arriendo les han desocupado los apartamentos, los niños no pueden salir, ellos deportivamente han tomado la calle pero desafortunadamente tienen que compartirla con los marihuaneros que pasan a partir de 4 de la tarde, incluso a la gente que tiene que salir a las 4 o 5 de la mañana les pasa lo mismo porque el trayecto de aquí a Bosa es como de una hora”, explicó Blanca Barreto frente a la situación que viven decenas de ciudadanos que para evitarse el trancón de la Autopista Sur, caminan hasta Bosa donde existen más alternativas de transporte, pero durante el trayecto la exposición a atracos es total.

Precisamente, una de las situaciones delicadas que también se presenta en este sector tiene que ver con el robo de tapas de alcantarillas y contadores de agua ubicados sobre la carrera 7. Ante este problema, los habitantes han tenido que asegurar las tapas de los medidores sin que esto sea suficiente para que los delincuentes vendan estos elementos a individuos inescrupulosos, y en muchas ocasiones a cambio de sustancias psicoactivas.

“Hace quince días se llevaron el contador de mi casa y el reguero de agua quedó por todo lado, incluso la humedad está adentro, me tocó comprar uno nuevo y mandarle colocar un seguro, cosa que uno tiene que estar pendiente cuando el señor venga a tomar el consumo para quitarle la llave porque tiene una chapa con el fin de que no se lo vuelvan a llevar”, dijo la señora Amparo Sevilla, quien además expresó su inconformismo porque el Consorcio San Carlos, empresa encargada de ejecutar la obra en La Paralela, rompió el andén de su casa y no le ha respondido por esta acción.

“Aquí no se puede traer un taxi porque no entra, tengo a mi papá con 90 años de edad y a veces lo necesito sacar en una silla de ruedas y sencillamente no puedo, entonces he tenido que traer a mis hermanos para que me ayuden a cargarlo, pero ese no es el hecho, lo que deben hacer es terminar esta obra de adecuación para que no se nos sigan robando los contadores y mejore la seguridad”, declaró Clemencia Espinoza, residente de La Despensa.

Hay que recordar que para tratar el tema de seguridad, recientemente se efectuó una reunión entre la comunidad y la Secretaría de Gobierno, en donde se llegaron a importantes acuerdos como la provisión de tres alarmas que serán distribuidas en la zona comercial de La Despensa, todo con el fin de prevenir los atracos y dar un aviso oportuno a las autoridades en caso de que en algún momento se sigan presentando; estas alarmas aún se encuentran en trámite y según expresan líderes comunitarios, se está a la espera de la radicación de documentos para su desembolso e instalación. De igual manera, se acordó que en La Despensa se pondrá en funcionamiento el sistema de georeferenciación convenido con Google Inc.

Responde la Secretaria de Infraestructura

“En este momento estamos dirimiendo un conflicto con respecto a la infraestructura colocada, hablamos de la sub base y la base. Para que me entiendan de una mejor manera, hoy lo que vemos es una capa de arena y grava que está lista para colocar el pavimento, no obstante al hacer la verificación técnica encontramos una diferencia en los estudios que se le realizan a estas bases y sub bases y se pidió un tercer concepto. Si éste sale positivo se haría de inmediato la instalación del pavimento en dos tramos de la vía, el más fácil de ubicar es el que está al frente del centro comercial Mercurio hasta el semáforo de San Mateo, y otro en el sector de la Despensa. Claro que una vez tengamos los laboratorios definimos si se pavimenta o si por el contario el contratista tiene que asumir el costo de nuevamente levantar esta base y llevarla a la especificación técnica que se requiere”, respondió Dora Vera, Secretaria de Infraestructura de Soacha.

Finalmente, la funcionaria dijo que los tres tramos que contrató el municipio se entregarán el 22 de agosto próximo. Sólo queda pendiente el que está construyendo Amarillo, es decir, el que va entre el Centro Comercial Mercurio y Terreros.