‘Pedagogía Muiska’, la apuesta por la educación del Colegio Santa Ana

Con la idea de formar jóvenes a partir de una metodología no convencional denominada ‘Pedagogía Muiska’, el Colegio Santa Ana ha recogido las enseñanzas ancestrales de las tribus muiskas que habitaron Soacha en la época precolombina, para educar partir de un modelo enfocado en el respeto por la madre tierra y la conciencia para rescatar el planeta de la mano depredadora del hombre.


Vendedores-informales-Soacha
Vendedores-informales-Soacha

A partir de un trabajo de 10 años, el Colegio Santa Ana ha elaborado un proceso pedagógico llamado ‘Muiskanova’ (Muiska se refiere a las personas y Nova al inicio del conocimiento y de la vida), por medio del cual la institución ha tenido diferentes iniciativas que van desde lo microempresarial, en donde se han creado rutas etnoturísticas para que las personas puedan llegar al municipio de Soacha a encontrar alternativas en lo que respecta a la cultura ancestral, las haciendas, las costumbres gastronómicas, las iglesias y lo institucional, hasta los nacederos de agua que existen en el territorio.

No menos importante es el trabajo desarrollado a partir del pensamiento ancestral, que se muestra al mundo a través de proyectos de medio ambiente y comercio, en los que los estudiantes elaboran productos a base de coco, totumo, arcilla y material reciclado, basados en todo lo que tiene que ver con el lenguaje Muiska, buscando siempre la innovación.

“El proyecto nace en la Corporación Ambiental y Empresarial Tingua hace 10 años, y en la actualidad lo estamos implementando con el colegio, aunque de igual manera hemos desarrollado esta iniciativa en Bogotá con la Secretaría de Educación, participando en concursos con el Ministerio de Cultura, Patrimonio Cultural de Bogotá y algunas conferencias en otros países, algo que nos ha ayudado a consolidar este trabajo. Lamentablemente el municipio no ha dado una respuesta positiva a las propuestas que les hemos enviado, teniendo en cuenta que esta es una idea de innovación que merecería apoyo, o por lo menos una distinción para estimular este camino que ha sido muy arduo. Podemos decir con orgullo que nuestra pedagogía ha ocupado el tercer lugar en investigación, participando con 187 propuestas más en el Ministerio de Cultura. Adicionalmente, hemos patrocinado y asesorado maestrías y doctorados en México, donde se aplicó la pedagogía en el desarrollo de estos trabajos, también la Universidad Distrital aplicó nuestra pedagogía para su programa de Licenciatura”, explicó Fredy Pareja, Rector del Colegio Santa Ana y Director del Proyecto Muiskanova.

En la actualidad el Colegio Santa Ana ha vinculado a la totalidad de sus estudiantes dentro del Proyecto de Pedagogía Muiskanova, es así como en la iniciativa participan cerca de 470 alumnos, los cuales trabajan diferentes enfoques, dependiendo del grado que estén cursando. Por ejemplo, de sexto a noveno hay una etapa exploratoria, y ya al llegar a décimo se elige un proyecto microempresarial, bien sea de medio ambiente o de comercio, teniendo en cuenta que este debe tener un énfasis hacia los lenguajes y la cultura Muisca.

“Siempre participamos en las danzas y en los rituales, nos sentimos muy cómodos porque relajamos la mente y podemos despejar todo nuestro ser, expresándonos en la forma que queremos. Hemos tenido la oportunidad de compartir con personas que vienen de congresos muiscas a enseñarnos cómo ellos manejan lo Muisca entre sí. Siempre nos hablan de los indígenas y los colores que manejan en sus manillas, porque todo está representado con un significado especial”, expresó Gissel Tibacá, estudiantes de grado undécimo.

“La pedagogía Muiska nos enseña a ver las cosas de otra manera, porque las clases las hacemos desde una perspectiva que se sale de lo convencional. Siempre hay una parte más ancestral y más bonita, es muy chévere participar en estas actividades, ya que uno se relaja y piensa en otras cosas, a la par que aprende a ver el mundo con otro punto de vista y aprendemos a cuidar las cosas, el ambiente y la naturaleza”, concluyó Jefferson Niño, alumno de undécimo.

A pesar de que hasta el momento la propuesta del Colegio Santa Ana no ha tenido la mejor acogida entre las autoridades municipales, la idea de la comunidad académica de esta institución es seguir insistiendo a fin de poder llegar a otros colegios privados y a los establecimientos públicos, buscando que allí también se pueda conocer la propuesta.

“Queremos hacer una red de maestros con el objetivo de que se vaya conociendo este proyecto. Ya hay profesores que han trabajado en el proyecto, ellos lo están llevando a otros colegios para hacerlo de manera individual. La meta es que se mire a Soacha de otra forma, porque el municipio tiene un potencial turístico y económico que no se ha explorado”, concluyó Pareja.