Ante la suspensión del Centro de Conciliación que brindaba servicios jurídicos en temas de conciliación a la comunidad de bajos recursos en forma gratuita, los habitantes del municipio han manifestado su intranquilidad ya que este programa era el único recurso jurídico que tenían las personas de ingresos limitados. El personero de Soacha, Ricardo Antonio Rodríguez, respondió.


El Centro de Conciliación funcionaba en la Casa de la Justicia hasta el año pasado y prestaba a los habitantes de bajos recursos servicios jurídicos en el tratamiento de todo tipo de conciliación; el asesoramiento y representación eran brindados de forma gratuita. Ahora Soacha no cuenta con un centro de conciliación y los habitantes de más bajos recursos aseguran que no cuentan con los recursos para pagar el servicio.

“Esta media afecta directamente a las comunidades de bajos ingresos, que después del cierre del Centro de conciliación solo les queda la opción de la Cámara de Comercio, entidad que tiene regulados los precios del servicio, que antes se otorgaban gratuitamente para los habitantes de Soacha”, compartió un internauta a través de redes sociales.

Ante la incertidumbre en la comunidad que asegura necesitar el servicio, el personero municipal, Ricardo Rodríguez, profundizó en el tema explicando las razones por las que debió suspenderse el servicio y las posibilidades que está estudiando desde el organismo para poner de nuevo en funcionamiento el Centro de Conciliación.

“La suspensión, que no es definitiva, obedece principalmente a la reducción del presupuesto de la personería. El organismo se vio afectado en sus ingresos debido a que Soacha subió de categoría, pasando de segunda a primera y eso implicó que disminuyera el porcentaje que le corresponde por ingresos de libre destinación”, enfatizó el representante de la comunidad.

Especificando las cifras con las que ahora se maneja la Personería, el presupuesto con el que se cuenta limita el campo de acción del ente, obligándolo a priorizar algunas de sus competencias.

“Cuando Soacha era de categoría segunda, a la Personería le correspondía el 2.2 por ciento y ahora que es categoría primera tiene derecho al 1.7%, de acuerdo a lo establecido por la ley. Esta norma es de obligatorio cumplimiento por parte de la alcaldía, entonces lo mencionado generó una disminución de casi 200 millones de pesos en el presupuesto anual. Sumado a ello hay obligaciones legales de bonificación de servicios para los empleados, establecidas en la ley nacional y que deben ser aplicadas a nivel territorial; eso causó que el presupuesto de nómina incrementara al 92%, dejando solo un 8% para gastos de funcionamiento”, puntualizó Rodríguez.

En ese sentido, el 8 por ciento restante del presupuesto anual de la Personería quedó comprometido para los gastos de funcionamiento en las responsabilidades que más impacto positivo causa en la comunidad, de tal forma que el centro de conciliación no alcanzó a quedar dentro de este gasto. Sin embargo, ante la necesidad que la comunidad ha estado manifestando, la personería adelanta gestiones para traer de vuelta el centro de conciliación a través de convenios con diversas entidades, con el fin de seguir prestando el servicio de forma gratuita para las personas de bajos ingresos que habitan en Soacha.

“La forma que vemos viable en este momento es por vía de convenio, ya se ha oficiado a la Cámara de Comercio de Bogotá para que nos asignen un conciliador, profesionalmente formado, para que aplique los efectos jurídicos tratados a través del mérito ejecutivo. Conjuntamente a la Cámara de Comercio, hemos puesto en conocimiento la situación a universidades como La Gran Colombia, Nueva Granada, Antonio Nariño, entre otras, esperando que ellos nos den una respuesta positiva y eventualmente podamos celebrar algún convenio con el que esté dispuesto a ayudarnos para regresar el Centro de conciliación”, concluyó Rodríguez.