Una capacitación relacionada con la ruta integral y el debido proceso que la comunidad educativa debe seguir en caso de ser requerida, fue la que lideró el Personero de Soacha Ricardo Rodríguez, en donde enfatizó en el tema de la corresponsabilidad entre padres de familia, estudiantes, docentes y directivo de los colegios.


“La idea es que las instituciones educativas representadas por sus rectores y las directivas conozcan la normativa que rige al respecto a los manuales de convivencia, entendidos como un documento base que se debe tener en cuenta para solucionar y acudir cuando se presenten situaciones difíciles entre los alumnos, en donde se establece un debido proceso y una ruta que se debe tener en cuenta en casos como bulling, matoneo, consumo de drogas y orientación sexual”, dijo el Personero.

El representante del Ministerio Público dijo además que es importante que este documento lo conozcan los padres de familia una vez matriculen a sus hijos, porque es el soporte para ser aplicado por los estudiantes y directivos, y además pidió que los padres se comprometan con los deberes y derechos porque deben trabajar en corresponsabilidad con las instituciones.

“El único fin de los manuales en mejorar la convivencia y saber cómo tratar las diferentes situaciones que se presentan en los colegios con el fin de no vulnerarles el debido proceso a los estudiantes y corregir situaciones que se presentan y afecten el normal funcionamiento dentro de las instituciones”, agregó.

El Personero dijo que la idea es que las Instituciones Educativas estén documentadas, que sepan que hay una ley, unos procedimientos, que no se puede improvisar en este tipo de situaciones, sino que hay que cumplir un debido proceso para garantizar la defensa de los estudiantes si se requiere; se pretende evitar es que docentes y directivos se vean perjudicados en situaciones jurídicas por el desconocimiento.

“Fue una jornada muy productiva en donde hubo una interacción activa de parte de los directivos, más que una charla fue un taller donde se presentaron casos concretos para concientizar a los directivos de las instituciones de cómo solucionar los casos, siempre bajo las normas del manual de convivencia, aplicando la ley 1620 y su decreto reglamentario para que estemos todos enmarcados dentro de la Constitución, la ley y las normas en general”, concluyó.