Pliego de cargos contra los colegios Gimnasio Nuevo Bolívar, Inmaculada Concepción y Liceo Cristiano Vida Nueva abrió la Secretaría de Educación debido a diferentes quejas presentadas por supuestos cobros en matrícula, pensión y costos complementarios de los alumnos beneficiados de la matrícula oficial contratada.


El secretario de educación Ignacio Castellanos Anaya comunicó directamente la decisión y advirtió que los colegios privados que contraten con el Estado deben someterse a las condiciones de la matrícula oficial. El titular nombró cada institución involucrada, mencionando los motivos por los que se le investiga:

-Presunto cobro indebido de costos educativos a los alumnos de la I.E Gimnasio Nuevo Bolívar sin estar aprobado previamente por la resolución de tarifas número 1524 del 15 de diciembre de 2010, notificada personalmente el 18 de diciembre del mismo año.

-Cobro indebido a los alumnos beneficiarios del contrato de prestación de servicio educativo celebrado entre la I.E Colegio de la Inmaculada Concepción y el municipio de Soacha, desconociendo la resolución 0185 de 2010 en virtud de la cual se estableció que durante el año lectivo 2010 no pagarían derecho académico ni costos complementarios los estudiantes beneficiarios de matrícula oficial contratada y que los cobros que hubieren efectuado como consecuencia de la aplicación de artículo segundo de la resolución 1330 de 2009, deberán ser devueltos a los padres de familia.

-Cobro indebido alumnos beneficiarios del contrato de prestación de servicios celebrado entre la I.E Liceo Cristiano Vida Nueva y el municipio de Soacha, desconociendo la resolución 085 de 2010 en virtud de la cual se estableció que durante el año lectivo 2010 no pagarían derechos académicos ni costos complementarios los estudiantes beneficiarios de matrícula oficial contratada.

Finalmente el secretario recordó que los colegios privados que tengan contrato con el Estado tienen que acogerse al beneficio de gratuidad debido a que la matrícula es oficial y no debe confundirse con las condiciones que cada establecimiento traza para sus estudiantes, por lo tanto no pueden cobrar matrícula, pensión ni costos complementarios a estudiantes de `convenio`.