Policías del CAI Chicó de Soacha resultan involucrados en conflicto sobre la propiedad de una perra

Un confuso hecho registrado anoche en donde dos familias reclaman la propiedad de una perra raza Labrador, involucra a policías del CAI Chicó de Soacha. Dicen que le quitaron la mascota a niña de 5 años.

La historia se remonta 8 meses atrás cuando el jefe de hogar de una familia residente en el barrio Florida Baja de Soacha fue trasladado a Anapoima. El día que se fue, Keyla quiso seguirlo y terminó extraviada.

Días después apareció el animal, y cada que uno de los miembros de la familia se dirigía a una cancha de tejo, ubicada cerca del puente peatonal de Soacha, la perra lo acompañaba.  

De acuerdo a la esposa del hombre (omitimos el nombre), en la cancha de tejo se apoderaron de la perra y Keyla nunca volvió a casa, pero el pasado sábado la historia cambió.

“A mi esposo lo trasladaron de nuevo a Bogotá y el sábado venía para la casa cuando se encontró a la perrita en la calle, el animalito lo saludó… y él la trajo de vuelta para la casa. Desde ese día mi hija de 5 años se la pasó con ella”, relató.  

Pero anoche (lunes), como a las 7:00 p.m. empezaron a golpear en la casa de Florida baja. “Era la señora que había tenido la perra todo este tiempo, reclamando que se la entregáramos… Venía en un carro rojo, del cual se bajaron tres mujeres, un hombre y dos policías. Lo uniformados nos dijeron que no querían problemas, que por favor devolveríamos el animal, pero cómo íbamos a hacerlo si es de nosotros”, replicó.

De acuerdo al testimonio de la señora, los policías le dijeron que debían llevarse el animal y que hoy (martes) a las 9:00 a.m. tenían que ir las dos partes para mirar quién era el verdadero dueño, y aunque se llevaron a Keyla, hasta ahí todo transcurrió con relativa normalidad.

“Luego llegaron dos policías en una patrulla y uno se bajó todo agresivo diciéndonos que él era testigo que la perra era de ellos, de la señora”, añadió la madre de familia.

Hoy martes, el esposo de la reclamante fue al CAI Chicó, pero aseguró que ahí no tenían al animal, al parecer nunca estuvo en el sitio. “Al ver eso, mi esposo pasó por la casa de la señora y allá tienen la perra, no sabemos por qué hicieron eso”, puntualizó la madre de la menor.

Lo cierto es que hay un conflicto que involucra a algunos policías del CAI Chicó y los señalan de haber permitido quitarle la mascota a una niña de 5 años.

Ahora la familia que reclama el animal asegura que fue un cabo de la policía quien les regaló a Keyla, y ahora esperan demostrar su propiedad.

cargando...