Siete personas que omitieron la advertencia de las autoridades departamentales tuvieron que ser rescatadas de las aguas del río Apulo, en el municipio de La Mesa.

Las autoridades de Cundinamarca, en cabeza del gobernador Nicolás García, declararon la alerta naranja en el departamento y advirtieron el riesgo de entrar a ríos y lagunas a bañarse, pero hay personas que hacen caso omiso y ponen su vida en peligro.

Un ejemplo de ello fue lo que sucedió en las aguas del río Apulo, inspección San Javier del municipio de La Mesa.

“Organismos de socorro tuvieron que rescatar a siete personas que, haciendo caso omiso de la alerta naranja, acudieron al río Apulo, sector Los Tubos, inspección de San Javier, a bañarse y quedaron atrapados en una isla del mismo afluente”, escribió el gobernador Nicolás García, quien reiteró el llamado a la cautela y la sensatez.

Recordar que el departamento está en Alerta Naranja en todos sus municipios. Esta fase permite garantizar entrega de ayudas, atención técnica y un mayor nivel de prevención ante desastres, es también un llamado a las autoridades locales y la comunidad a la prudencia en esta temporada de lluvias.