Con la realización de un ritual como inicio de la ceremonia, la Administración Distrital posesionó hoy a las nuevas autoridades de los cabildos indígenas Muisca de Bosa y Suba, Kichwa, Ambiká-Pijao e Inga, con el fin de visibilizar las prácticas políticas, sociales y culturales de la población indígena residente en Bogotá y reconocer algunos avances en materia de garantía de derechos en la ciudad.

El evento, que se realiza en la Rosaleda del Jardín Botánico, es organizado por el Instituto Distrital de la Participación y Acción Comunal (IDPAC)-Gerencia de Etnias, en el marco del programa Bogotá respeta la diversidad del Plan de Desarrollo Bogotá Positiva, para vivir mejor, que contempla el fortalecimiento de cinco cabildos indígenas mediante acciones afirmativas.

Según datos del Censo de Población DANE 2005, la población indígena en Bogotá asciende a 15.032 personas, cifra a la que se le debe añadir los 6.379 indígenas que se encuentran en situación de desplazamiento, de acuerdo a lo reconocido por la Agencia Presidencial Acción Social. Teniendo en cuenta este cálculo, en la capital habitan 21.411 indígenas, es decir, un 0.33% de la población total.

Por tanto, la presencia de estas culturas y pueblos ancestrales ha llevado a la actual Administración a plantear espacios de diálogo con las comunidades asentadas en Bogotá, consecuente con el principio de incluir todas las manifestaciones culturales y sociales en el desarrollo de la ciudad.

El gobierno distrital dará cumplimiento a la obligación del Estado de garantizar los derechos diferenciados en función de grupo, de manera que sea posible neutralizar las desventajas a las que están expuestas las minorías étnicas frente a las decisiones que hace prevalecer la sociedad mayoritaria en las instituciones político-jurídicas, por desconocimiento de las particularidades sobre estas comunidades.
Estos cinco pueblos indígenas se encuentran registrados como cabildos en la Dirección de Etnias del Ministerio del Interior y de Justicia. El acto de posesión de las autoridades indígenas de Bogotá se da en cumplimiento de uno de los principios fundamentales del Estado Social de Derecho, materializado en el reconocimiento y protección de la diversidad étnica y cultural de la Nación, y en concordancia con lo establecido en la Ley 89 de 1890.

Fuente: Barrios de Bogotá.com