Los problemas de salud que enfrenta la comunidad, a causa de la explotación minera, se han visto reflejados en niños, jóvenes y adultos mayores, lo que ha ocasionado reacciones de los habitantes que buscan una pronta solución al daño ambiental que viven actualmente.


En una reunión que se llevó a cabo el pasado 14 de julio, donde se elegiría la nueva Asociación de Juntas de la comuna cinco, se trataron temas para la organización y participación de todos los presidentes de las JAC, en el desarrollo y solución a los problemas que aquejan a los habitantes; uno de los temas tratados fue la explotación minera y los problemas ambientales que enfrenta cada uno, buscando la interacción y participación como líderes comunales y vecinos afectados para encontrar una pronta respuesta y solución.

“Esta explotación legal o ilegal que tenemos en la cordillera, que está detrás del Pinar y los Sauces, es un problema de salud grave; aquí no estamos hablando de que se nos rompió una calle y que la pueden arreglar, que se cayó una casa o que se estrelló una volqueta, eso no es. Aquí se trata es de la salud porque nuestros niños se están enfermando, la tierra que baja es tremenda y el polvo es exagerado, todo por la explotación que hay en la parte de arriba de San Mateo y nosotros por ser los primeros barrios, somos los más afectados. Se hizo una reunión entre amigos del sector porque a todos nos duele lo mismo, entonces dijimos reunámonos y miremos qué podemos hacer como comunidad; se entabló un encuentro con los barrios el Oasis, Tibanica y el Bosque, donde se decidió tocar las puertas de diferentes entidades, mandamos un derecho de petición al Ministerio de Minas, se envió uno a la CAR, a la Personería y otro a la Alcaldía, para que nos digan qué han hecho por este problema y si esto es legal o ilegal, cómo nos pueden colaborar, no se está peleando por nada diferente si no por nuestra salud”, manifestó el Señor Horacio Hernández, vecino del Pinar los Sauces.

“Es un problema que lleva unos veinte años, pero el más afectado es el sector del Bosque por ser el que está más cercano a la cantera, está a unos cien metros de nuestras casas. La comunidad lleva unos tres años tratando de que nos escuchen, en Septiembre de 2010 se hizo una audiencia pública con el señor de las canteras, se invitó al municipio, a todos los entes que les corresponde o que tienen que ver con el tema ambiental y de salud, pero la verdad no tuvimos ese acompañamiento y apoyo”, agregó Luz Amparo Rodríguez vecina del barrio El Bosque.

La explotación minera inadecuada representa graves riesgos para la salud humana, adicional al deterioro de algunas viviendas por la vibración de las máquinas y la inestabilidad del terreno.

“Hay un problema ambiental que ya se está viendo en toda la comuna y que ha generado una reacción de los habitantes de San Mateo, Quintanares y varios barrios de Soacha, afectando nuestra salud”, cuenta Luz Alba Arciniegas, presidenta de la JAC del barrio San Lucas I Sector.

Adicionalmente hay que tener en cuenta que en la zona afectada funcionan varios establecimientos educativos en donde sus estudiantes también reciben los perjuicios de la inadecuada explotación minera.

“Eso esta terrible porque en los últimos meses he tenido demasiada gripa y en el colegio es igual, se ha hablado con el dueño pero no nos arregla nada. Aquí lo grave es que la contaminación se percibe en el ambiente”, dijo Mónica Pedraza, estudiante del Liceo los Ángeles.

“Me ha dado gripa, hay mucha arena por todos lados, en las viviendas, los tejados y al frente de las casas hay pura arena, todos los jóvenes se quejan, aunque los niños son los más enfermos, en el parque el pasto es blanco de arena y todo el día cae tierra”, agregó Sebastián Martínez.

En este momento la comunidad ha recogido alrededor de 1.500 firmas para iniciar una acción popular, ya que se sienten abandonados por los gobiernos municipal y departamental.