A propósito del debate que se ha generado en torno a la negativa del Distrito Capital de vender agua en bloque para las nuevas urbanizaciones y de la crisis por el desabastecimiento en los proyectos de vivienda que ya están habitados, un grupo de ciudadanos de Soacha decidió empezar a trabajar para hallar alternativas que permitan mitigar esta situación.


El pasado fin de semana se realizó una reunión en la vereda El Charquito del corregimiento dos, en la que diferentes actores dialogaron sobre la coyuntura actual que se presenta por el agua, la incidencia de Bogotá en el tema y las posibles alternativas de solución que se empezarán a trabajar, a fin de evitar un colapso por el acceso al agua, tanto en los nuevos como en los antiguos habitantes de Soacha.

A lo largo de la jornada se dialogó acerca de la situación actual, las perspectivas y los planteamientos del Distrito en cuanto al agua y las condiciones en las que se encuentra Soacha en este momento por la evidente carencia del servicio que hay en varios puntos de la ciudad, particularmente en algunos sectores de las comunas cuatro y seis, y más que nada en los nuevos proyectos de vivienda:

“La discusión se centró primordialmente en cómo se están realizando los procesos de manejo del agua en Soacha en el Humedal Neuta y el nacimiento del Río Soacha, en el predio conocido como Aguas Vivas. También se discutió sobre el debate que hay por el abastecimiento de agua a las nuevas urbanizaciones por parte de la EAAB, y se dejó claro que ya había unas normas establecidas para no continuar dando agua a las constructoras. La idea es seguir haciendo este tipo de reuniones para conformar una ‘Mesa por el agua’, a fin de ver cómo cada comuna y cada corregimiento están realizando ese proceso y cómo lo va a seguir realizando. Llegamos a varios acuerdos en donde vamos a dar la máxima participación para que estas mesas por el agua se lleven a cabo, con el objetivo de que nuestra relación con el Distrito permita que Soacha salga beneficiada”, dijo Jorge Rodríguez, habitante de El Charquito.

“A partir de los planteamientos que han hecho el Alcalde de Bogotá y el Gerente de la EAAB en torno a que no se va a dar más agua para la construcción de los nuevos proyectos urbanísticos, así como la iniciativa del Distrito de crear la ‘Gobernanza del agua’ y ampliar este tema a nivel regional, estamos planteando diálogos con los municipios vecinos en torno a clarificar la posición y el por qué no se va a otorgar más agua a las nuevas urbanizaciones. Debemos generar una propuesta de desarrollo respecto al agua como eje articulador de la vida, pues la idea es crear una política de conservación y defensa del agua en la región, por lo cual se está organizando un evento en el que se explicarán las razones por las cuales Bogotá no va a dar más agua a los nuevos proyectos, pero también las estrategias que se tienen para conservar este recurso en la región”, agregó Humberto Medellín, líder ambientalista y Director de la Corporación Ambiental Cabildo Verde.

“Hay una propuesta dentro del Plan de Desarrollo ‘Bogotá Humana’, en la que se habla de la articulación del territorio alrededor del agua en medio del cambio climático. La idea es que trabajemos entre todos en lo que se ha denominado la ‘Maloka’ o la ‘Mesa de trabajo por el agua’, a fin de trabajar las propuestas que para el territorio tengan los ciudadanos. Hay una idea de trabajar en las veredas Alto de la Cruz y El Charquito la posibilidad de construir en las viejas instalaciones de Emgesa, un parque temático del agua. Creo que sería una propuesta que reactivaría a estas comunidades que le han dejado a Bogotá un río contaminado y una cloaca a cielo abierto. Debemos enterar al Alcalde Petro de las bondades de estos proyectos que son de alto beneficio e impacto, tanto para la vida de la gente como para la recuperación del agua y el medio ambiente en este territorio”, expresó Héctor ‘Tico’ Pineda, ex constituyente del 91’ que ha trabajado de cerca con el Alcalde Gustavo Petro.

“La idea es tratar de difundir entre la comunidad en general este proceso que se está adelantando previo a la conformación del área metropolitana. Un primer paso que es estratégico es abordar las mesas por el agua, decir que el agua es un recurso que nos permite la vida a todos nosotros, y que debe analizarse para ver cómo se articula en el momento en que entre en firme esa área metropolitana, para ver cómo van a quedar Bogotá y Soacha con eso, y cómo se van a resolver estos inconvenientes. Para eso se van a hacer mesas de trabajo en cada comuna y corregimiento, con el objetivo de saber qué vamos a hacer al respecto”, concluyó Diana Cruz, representante del Comité Ciudadano de Control Ambiental.

La idea es que desde ahora se empiece a trabajar en las mencionadas mesas de trabajo, en aras de concertar una propuesta que permita dialogar con el Distrito capital acerca de la distribución y el acceso al agua, hallando soluciones a la crisis que actualmente existe con respecto a este tema.