Campesinos que lo encontraron en zona rural del municipio, lo entregaron a la Secretaría de Ambiente de Bogotá. Presenta graves lesiones en una de sus extremidades. Distrito hace un llamado a no convertir en mascotas los animales silvestres.

En recuperación se encuentra un perezoso herido, que fue encontrado por campesinos en zona rural del municipio de san Francisco, en Cundinamarca, y que entregaron a la Secretaría de Ambiente de Bogotá. 

El animal, que se encontraba en medio de rocas, cerca de una quebrada, no podía moverse porque, al parecer, cayó de un árbol lo que le causó graves heridas en sus extremidades, entre ellas la exhibición ósea de las falanges de las dos patas inferiores, así como fracturas en miembros superiores. 

Ante esto, el perezoso fue trasladado al Centro de Recepción de Fauna Silvestre, en el que se harán nuevas valoraciones para determinar de qué forma se adelantará su recuperación y rehabilitación, al necesitar un tratamiento especial ya que este tipo de animales viven en áreas boscosas y valles interandinos con alturas por encima de los 1.500 metros sobre el nivel del mar. 

Por su parte, la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, hizo un llamado a quienes tienen animales silvestres como mascotas para que los entreguen a la Secretaría. “En estos días de aislamiento hemos encontrado varios casos muy desafortunados en los que las personas abandonan sus animales silvestres. Siempre va a ser una muy mala idea tratar de tener un animal silvestre como mascota, ellos siempre estarán mejor libres».

La posesión, extracción y venta de animales silvestre tiene multas hasta por $3.600 millones, por lo que el Distrito recomienda, al evidenciar cualquiera de estas conductas, comunicarse con a las líneas 3188277733, 3183651787, 3187125560 o 3174276828, a través de las cuales se atienden emergencias con la fauna en la ciudad. 

En lo corrido del año, se han recuperado más de 1.600 animales silvestres, entre los que se destacan aves, mamíferos y reptiles, varios de los cuales han sido entregados en las oficinas de los terminales de transporte. 


Fuente: Elespectador