Siete años de lucha lleva la comunidad del barrio Rincón de San Carlos, en la comuna seis, trabajando por conseguir la legalización de su barrio y poder hacer parte de los proyectos, opciones de valorización, desarrollo y presupuesto del Municipio.


pacheco-.jpg

No contar con el reconocimiento legal del barrio hace que en el sector se agudicen problemáticas como la ausencia del alcantarillado de aguas lluvias y residuales, aun así, los habitantes del sector cancelan un recibo mensual en donde el valor por recolección de basuras es más alto que el del consumo de agua. Además, no se cuenta con redes eléctricas y para tener el servicio de energía, Codensa les cobra el alquiler de dichas redes para suministrar el servicio, lo que implica carencias en el alumbrado público y por ende el aumento de la inseguridad.

La crítica situación inició desde el momento mismo en que los habitantes compraron allí algunos lotes para ser edificados posteriormente. “Nos vendieron unos terrenos y luego apareció el verdadero dueño quien afirmó que la venta la había realizado por 250 millones de pesos; según él, en este momento le debemos 50 millones de pesos. Por otro lado, entre todos estamos reuniendo el dinero para hacer escrituras del lote, hay 10 viviendas que no han querido pagar la cuota concertada con los vecinos y así darle impulso al proceso de legalización que estamos buscando. En la oficina de Planeación de la Alcaldía, el Secretario Orlando Ramírez ha manifestado colaboración con lo que se pueda, sobre todo con la legalización. Sin embargo, a nosotros mismos como comunidad nos tocó empezar a sacar la licencia urbanística y de construcción, uso de suelo, poligonales y todo ha salido de nuestro bolsillo, la Alcaldía no ha dado ayuda para legalizar , y en la Curaduría debemos un dinero que no tenemos en el momento para que nos entreguen los planos para el reloteo y así recibir los documentos oficiales necesarios para el proceso de legalización”, expuso Mónica Sánchez, Presidenta de la JAC del barrio Rincón de San Carlos.

“Cuando apareció el dueño y el apoderado por la Fiscalía, nosotros llegamos a un acuerdo con el señor Juan Nepomuceno Castañeda y su apoderado Carlos Barítica, donde compramos nuevamente el terreno en cuotas a un año, pero hay 10 viviendas que no han cumplido y el abogado de esas familias dice que ellos no tienen la necesidad de volver a pagar por algo que ya cancelaron y que nosotros cometimos un error al haber pagado nuevamente, pero los que negociamos fuimos lo que teníamos ya construido y los que no han pagado hasta ahora están construyendo; nosotros presentamos toda la argumentación pero estamos a la espera de que se termine de pagar y hagan entrega de las escrituras”, agregó Eloy Hormaza, Fiscal de la JAC.

“Se arrancó con la incorporación del predio de mayor sesión, esto en acuerdo con el dueño inicial de toda la zona, después vendrá lo que es la parte del loteo, estamos esperando ya la aprobación del plano por unas zonas de sesión que había que dejar, ya que ese fue el atraso que tuvimos, pero ya esta adelantado el tema. Llevamos unos dos años desde la incorporación y con la aprobación del loteo llevamos 8 meses trabajando”, concluyó Freddy Jiménez.

La comunidad participó en el concurso de embellecimiento de barrios; esperan que con este trabajo y con las acciones positivas que han tenido como comunidad, el Alcalde Juan Carlos Nemocón, los tenga en cuenta en el presupuesto del próximo año y les brinde la oportunidad de conseguir pronto la legalización.

Pese a las circunstancias, la JAC ha realizado una importante gestión dentro de la comunidad; por ejemplo, el servicio de gas natural quedó legalizado hace aproximadamente un mes y ya se obtuvo la personería jurídica de la junta, requisito necesario para la esperada legalización.