El hurto de energía eléctrica y del servicio de acueducto está perjudicando a la comunidad de los barrios Llanos de Soacha y Ciudad Latina segundo y tercer sector, al tiempo que pone en riesgo a los estudiantes de la Institución Educativa Ciudad Latina, debido a la cercanía de plantel educativo con el sitio de los hechos.


Con preocupación manifestó la comunidad de los barrios mencionados que desde hace algunos meses observan la instalación de bombas de agua en uno de los tubos madre que surte el preciado líquido a Llanos de Soacha y Ciudad Latina segundo y tercer sector; el sitio se encuentra en la Calle 3 con Carrera 27 al costado derecho del colegio.

“Desde hace varios meses estamos teniendo ese problema que ha perjudicado la calidad del servicio a la comunidad de los tres barrios, sumado al robo energético que se presencia en Llanos de Soacha y que de igual forma ha causado el detrimento del buen servicio de energía; la comunidad está preocupada porque hasta el momento parece que no hay la debida denuncia a las autoridades del municipio y, en caso de haberla, no se ha hecho nada hasta el momento para corregirlo”, destacó un habitante del sector que por seguridad prefirió reservar su identidad.

Las herramientas con las que están siendo hurtados los servicios los direccionan a la invasión que se viene formando en el que era el predio de la urbanización Maranatha II, que ha estado presentando problemas legales y de querella debido a la presunta toma ilegal por parte de un individuo que la está urbanizando, asegurando tener todos los procesos de ley al día para hacerlo.

La comunidad que habita las torres de Maranatha II desde el año pasado ha venido manifestando el sinnúmero de inconvenientes que ha tenido con la persona que dice ser el dueño del predio, de la misma forma en que los habitantes de los barrios aledaños aseguran que el individuo se ha conectado a los servicios públicos sin ningún consentimiento, dejando como consecuencia la disminución en la calidad de los mismos.

Gracias a la gestión de la comunidad habitante de Maranatha, la administración anterior intentó liberar el espacio, y conjuntamente el predio se encuentra en un estado de querella entre la Asociación de Vivienda Nazarena (Asonavi) y la persona que asegura ser el dueño del mismo. Por su parte los habitantes de los barrios y de las torres al interior del lote aseguran que se están viendo fuertemente afectadas por el actuar del presunto invasor.

“El problema no cesa a pesar de la intervención de la administración municipal a través de la Inspección primer de Policía y desde hace mucho nosotros dijimos que al no poder hurtar nuestros servicios, gracias a la atención que hemos prestado al problema, se pegarían de los servicios de los barrios aledaños, perjudicando aún a más residentes. La persona asegura que acueducto y Codensa le dieron la autorización, pero de ser así no tendría por qué estar usurpando los servicios de otras urbanizaciones en vez de construir su propio sistema”, expresó León Hernández, como prefirió llamarse un habitante de Maranatha II.

Teniendo en cuenta la gravedad del asunto y la cercanía de los hechos a la Institución Educativa Ciudad Latina, la comunidad extendió su llamado a las autoridades correspondientes, como la Inspección Primera de Policía, Servicios Públicos y Dirección de Apoyo a la Justicia, para que se apersonen del problema y eviten que la comunidad de los barrios mencionados anteriormente se siga viendo perjudicada.