Este mes de noviembre se cumple la fecha para que los cerca de 17 mil habitantes de Parque Campestre y Torrentes reciban un colegio que respondería a las necesidades educativas de 3.600 niños, niñas y jóvenes del sector. Sin embargo hasta el momento las obras no han empezado y la comunidad desconoce el futuro de la construcción.


Parque-Campestre-Soacha

Parque-Campestre-Soacha

De acuerdo con los líderes de la mesa de trabajo de Parque Campestre, un tercio de la población que habita en la urbanización son niños y jóvenes estudiantes, quienes deben desplazarse a diferentes sectores de Soacha y Bogotá para acceder a la educación primaria, media y básica. En vista de la dificultad que representa para las familias los costos de transporte, los líderes gestionaron y lograron el visto bueno que garantizaría la construcción de un plantel educativo que albergaría 1.800 alumnos en cada jornada.

“A comienzos de año sostuvimos una reunión con el alcalde municipal, secretaría de educación y demás autoridades, en la que se comprometieron con la obra para la institución educativa y nos dijeron que adicionalmente habría un Centro de Desarrollo Infantil para la primera infancia y un espacio para el adulto mayor, pero hasta la fecha no hemos sabido nada”, detalló Alexandra Méndez, líder de Parque Campestre.

Según los líderes, desde 2015 se les prometió que la construcción del colegio empezaría en enero del año en curso y terminaría en noviembre, esto con el fin de cubrir la demanda educativa que está generando Parque Campestre. No obstante la comunidad alega que hasta el momento ni si quiera se ha empezado los trabajos.

“En una reunión que tuvimos en abril con la secretaría de educación y la alcaldía municipal nos manifestaron que ya se había firmado la licitación para la construcción del colegio. Ahí mismo se reiteró el compromiso con el que se aseguraba que el plantel estaría terminado para finales de 2016”, aseguró Juan Carlos Galán, miembro de la mesa de trabajo de Parque Campestre.

Los líderes, en representación de la comunidad, hacen hincapié en las dificultades de los niños y jóvenes para desplazarse hasta sus respectivas instituciones. “Desde donde estamos los niños se tienen que desplazar a diferentes sectores de Soacha prácticamente solos. Adicionalmente cada vez se hace más necesaria la ampliación de la cobertura, debido al rápido crecimiento de la población en Parque Campestre y Torrentes”, agregó Galán.

La preocupación de los padres de familia es la llegada del nuevo periodo educativo, en el que saben que algunas familias seguirán con las dificultades, que ya deberían estar solucionadas para la fecha, de acuerdo a lo planteado por la administración municipal a los líderes.

Periodismo Público se acercó a la Secretaría de Educación con el fin de tener conocimiento sobre el estado de la licitación y las fechas para las que estaría planteada la construcción e inauguración de las obras, pero no fue posible obtener respuesta. El titular de la cartera nunca estuvo o se encontraba ocupado.

En vista de la situación, los integrantes de la mesa de trabajo extendieron una invitación al alcalde municipal Eleázar González y a las autoridades correspondientes de Soacha para que se retome el trabajo que se estaba realizando con los líderes de Parque Campestre, el cual estaba arrojando resultados en el mejoramiento de la calidad de vida de sus residentes y los habitantes de Torrentes.