Muy temprano los habitantes del suroriente del municipio acordaron encontrarse en la calle 22 con Autopista Sur para organizar una marcha pacífica hasta la sede de la Secretaría de movilidad de Bogotá con el fin de reclamar el regreso de las dos rutas que Expreso del País retiró desde el pasado jueves 8 de septiembre.


Aunque la marcha fue organizada por el Comité Amigos por la Movilidad de Soacha, algunos líderes de la comuna seis entendieron que la convocatoria obedeció a un tema político y desde anoche mismo comenzaron a mover influencias para desbaratar la marcha.

Así las cosas, a la cita no llegaron las personas que se esperaban y sólo alrededor de unos 20 habitantes, inconformes por la falta de rutas hacia Bogotá, se concentraron desde las 6:00 am en el sitio conocido como el ‘Tropezón’. Todos los presentes culparon al presidente de Asojuntas de la comuna seis, argumentando que él confundió el objetivo de la marcha.

Lo cierto es que las pocas personas presentes estaban dispuestas a marchar, incluso amenazaron con tomarse la Autopista:

“La gente está demasiado molesta porque tiene que coger tres y cuatro transportes, pero el problema es que no nos unimos. Ahora, esto no es ningún movimiento político como se manifestó, nosotros íbamos a hacer una marcha pacífica hasta movilidad de Bogotá pidiendo que nos colaboren con las rutas. En la Dirección de Transporte nos dijeron que nos iban a mandar 60 carros y dónde están, el primer día llegaron algunos y ahora estamos afectados porque no hay dónde transportarnos, queremos todo por la vía buena pero si no se puede, nos tocará por las malas”, manifestó Blanca Garzón, habitante del barrio La Esperanza.

“Yo trabajo frente al Hotel Tequendama y me ha tocado recurrir a tres o cuatro transportes de ida y de venida, me parece injusto que ninguna autoridad nos colabore. Ni la alcaldía, ni la empresa, nadie nos presta una ayuda; ahora no ha sido solamente la comunidad, se han afectado además los propietarios porque es triste ver muchas veces a un conductor sin plata para su almuerzo diario”, dijo Martha Trujillo, habitante del barrio San Antonio.

La molestia de los conductores se extendió a Transmilenio y cuestionaron la demora del sistema en Soacha, incluso algunos calificaron como una burla hacia la comunidad de Soacha. “Transmilenio es un sofisma, llevan más de un año diciéndonos que ya llega y la verdad es que creemos que por allá hasta finales del 2012 entrará a operar”, argumentó Blanca Castiblanco de Sol de Portalegre.

Pero ante la inconformidad de los usuarios del transporte, el comandante operativo de la Policía Soacha, Cap. José Efraín Moreno, dialogó con los molestos habitantes y se comprometió a establecer un diálogo con el alcalde y las demás autoridades municipales para buscar salida a la ausencia de las rutas.

Efectivamente en el transcurso del día, el director de transporte del municipio Francisco Araque se reunió con funcionarios de la Secretaría de Movilidad de Bogotá y de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte de la capital para acordar avances frente a la delicada situación de movilidad que sufren los habitantes de la comuna seis de Soacha.

“Entre las autoridades de Bogotá y Soacha acordamos hacer una resolución conjunta en busca de la legalización de las rutas. La secretaría de la Movilidad quedó de revisarla y analizar la posibilidad de autorizar los recorridos hasta el municipio, teniendo en cuenta que ellos ya tienen rutas definidas”, explicó el director de transporte de Soacha.

Finalmente se acordó que mañana martes, a las 3:00 pm, se realizará una reunión con la comunidad afectada en el salón de protocolo de la alcaldía para socializar lo acordado hoy con las autoridades del Distrito.