Una reducción del 43 por ciento en materia de lesiones personales es el resultado que arrojó la restricción al porte de armas blancas y de fuego que operó entre el 24 y 30 de septiembre de 2010 en Bogotá. En el 2009, por este concepto, en este mismo periodo, se presentaron 207 casos, en el 2010, sumaron 118.


En referencia al tema de incautaciones de armas de fuego, las autoridades reportaron el decomiso de 96 con salvoconducto, mientras que las armas ilegales llegaron a 23.

“Estas cifras demuestran la efectividad que tiene la medida de restricción al porte de armas y por eso mi trabajo al frente de la cartera busca hacer de Bogotá, una ciudad protectora, segura y humana, garantizando la seguridad como un derecho”, señaló la secretaria de Gobierno, Olga Lucía Velásquez.

La Administración Distrital continúa impulsando el desarme ciudadano, por tal motivo, una nueva restricción al porte de armas se llevará a cabo durante la cuarta semana de octubre y, así mismo, del 26 de octubre al 6 de noviembre de 2010, se realizará una jornada de desarme voluntario ciudadano. Los bogotanos podrán entregar armas blancas y de fuego -y a cambio de estas últimas- se entregarán bonos redimibles por mercados.

En el mes de noviembre, la medida de restricción se aplicará durante la tercera semana y para fin de año abarcará del 4 de diciembre al 8 de enero de 2011.