Desde 2009, cuando se creó la Mesa de Aguas Subterráneas Bogotá-Región, la Secretaría de Ambiente se dio a la tarea de implementar un sistema de modelamiento hidrogeológico que permitiera conocer la realidad sobre el recurso y así garantizar su acceso a las generaciones futuras.


Tres años después, la Secretaría de Ambiente presenta el 71 por ciento de avance del modelo hidrogeológico conceptual, que incluye un balance hídrico de las cuencas bogotanas, además de estudios técnicos actuales de geología, geofísica, isopiezas, hidrogeoquímica e hidrogeología.

Para el desarrollo de este mecanismo la SDA ha invertido $1.418.282.490, destinados en la consecución de tecnología de punta (hardware y software), obtención de información actualizada en los aspectos ya mencionados, seguimiento y control de los pozos de agua subterránea existentes y en la adecuación de algunos pozos que conformarán la futura Red de Monitoreo del Agua Subterránea.

Los avances y resultados serán presentados hoy a partir de las 2 de la tarde en la Secretaría de Ambiente, ubicada en la Avenida Caracas No. 54-38.

Además de la SDA, el evento contará con los otros miembros de la Mesa de Aguas Subterráneas: el Ministerio de Ambiente, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, el Ingeominas, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá y el Fondo para Prevención y Atención de Emergencias.

Panorama del agua subterránea

Según la Mesa, en la sabana de Bogotá existen 4.127 puntos de captación de aguas subterráneas, la cual se realiza a partir de pozos profundos, aljibes y manantiales. Más del 50 por ciento de estos pozos se encuentran en zona crítica, y es allí en donde se extrae el 70 por ciento del agua subterránea de los acuíferos Cuaternario y Cretáceo.

De los 4.300 kilómetros cuadrados que conforman la sabana Bogotá, 430 albergan los más de 4.000 puntos de captación de aguas subterráneas. El 45 por ciento de este recurso es destinado para abastecimiento doméstico y público, el 35 por ciento para el sector agrícola, el 11 por ciento para ganadería, el 8 por ciento para el sector industrial y el 1 por ciento para uso recreacional.

En Bogotá, el 30 por ciento de los pozos concesionados están en la localidad de Usaquén, el 26 por ciento en Suba y el 15 por ciento en Fontibón.