El aumento acelerado de contagios, que en tres días pasaron de 243 a 841 casos, obligó a la Secretaría de Salud a tomar medidas. Hay seguimiento minucioso a la evolución del Covid-19 en Cundinamarca.

Ante el incremento preocupante de casos de Covid-19 en el departamento en los últimos días, que han pasado de 243 a 841 entre el 1 y el 3 de enero pasados, el Comité Directivo de la Secretaría Departamental de Salud adelanta un seguimiento permanente sobre la evolución de la enfermedad.

Como parte del plan de contingencia para hacer frente al cuarto pico de la enfermedad, la autoridad sanitaria departamental articula con los hospitales públicos y privados, y las administradoras de planes de beneficios, las medidas para garantizar la atención a todos los cundinamarqueses que resulten contagiados con el Covid-19.

El secretario de Salud, Gilberto Álvarez Uribe, reiteró que, de acuerdo con la información disponible, se espera que la severidad de los casos en la población joven vacunada menor de 60 años no sea muy alta; no obstante, se presume que habría una alta demanda de consultas.

En su sesión realizada en la Sala de Análisis de Riesgos en Salud, el Comité Directivo también determinó extremar las medidas de protección a la población mayor de 60 años y de personas con comorbilidades, como la promoción de la vacunación incluidos los refuerzos, dado que presentan mayor riesgo de contagio.

“Parece ser que en el tercer año de la pandemia tendremos una mayor demanda de servicios ambulatorios de pacientes respiratorios. Esto obedecería a la capacidad de adaptación del virus, y de afectar a personas vacunadas o que hayan tenido la enfermedad. Por esta razón, los hospitales deben adecuar zonas para atención ambulatoria a este tipo de pacientes, como lo indicamos en la Circular 01 de 2022”, explicó Álvarez Uribe.

El secretario de Salud hace un llamado a todas las Entidades Promotoras de Salud (EPS) presentes en el departamento a que garanticen la toma de muestras a la población en general, al tiempo que instó a las Administradoras de Riesgos Laborales (ARL) a que garanticen la dotación de elementos de protección personal a los trabajadores de clínicas y hospitales que puedan tener contacto con la enfermedad.

El plan de contingencia también contempla incrementar la toma de muestras para reducir el impacto de la enfermedad en el departamento. En ese sentido, la Dirección de Aseguramiento fijará la tarifa que se reconocerá por este servicio a las Empresas Sociales del Estado de Cundinamarca por las tomas a no afiliados y a migrantes.