No es secreto decir que en medio del aparente pico de la pandemia, las autoridades de Soacha le apuestan a la reactivación de la industria y el comercio. Sin embargo preocupa que  a pesar del Pico y Cédula y los toques de queda,  las calles muestran una supuesta normalidad por la cantidad de personas que transitan en ellas.

El primer contagio  de coronavirus en la ciudad se presentó el pasado 17 de marzo y la primera  muerte por el virus se registró  el 19 de abril  de 2020.

Hoy el municipio registra 6.957 casos  y 191 fallecidos, cifra que aunque el mismo alcalde Juan Carlos Saldarriaga dice que no es preocupante, sí muestra la letalidad de un virus que llegó para quedarse por mucho tiempo.

Desde el comienzo las autoridades municipales han implementado medidas para evitar la propagación del virus, comenzando por lo establecido por el Gobierno Nacional cuando comenzó la cuarentena el pasado martes 24 de marzo, aunque cinco días atrás se había establecido el recordado simulacro vital en Bogotá y Cundinamarca.

Desde entonces el gobierno municipal ha implementado medidas como Pico y Placa, Pico y Cédula, Pico y Género,  militarización,  toques de queda y se ha insistido para que las personas se queden en casa, pero de poco ha servido porque desde hace cinco meses no ha cesado la presencia de público en las calles de Soacha.

“Tristemente nadie hace caso y eso ha hecho que los contagios se propaguen.  Aquí hablan de Toque de Queda, pero pocos somos los que nos quedamos en casa”, sostuvo Andrés  Casas, residente en el centro de Soacha.

La presencia de gente en las vías y la apertura del comercio, muestra una aparente normalidad en Soacha

Muchos aún no creen en la pandemia y rechazan las medidas nacionales y municipales. “Los toques de queda, las militarizaciones y toda esta clase de medidas están mandadas a recoger, la gente ya no es boba  ni se somete como  hace unos años. Además el coronavirus pueda que exista, pero es más un invento para someter al pueblo”, aseguró Diana Carolina Mojica, estudiante de administración pública.

Sin embargo muchos sí consideran que el virus es letal, incluso  no les cuadra  que el alcalde Saldarriaga salga a decir que gracias al comportamiento de la gente las cosas van bien, cuando en las calles, parques y conjuntos residenciales se ve otra cosa. “El desorden ha sido total, nadie hace caso, nadie respeta, muchos no usan tapabocas  y hasta los ladrones salen y nadie les dice nada·, aseguró un residente de Ciudad Verde.

Lo cierto es que las medidas anunciadas esta  semana por el alcalde municipal para reactivar la economía  van de la mano con las tomadas por el Gobierno Nacional, y todas le apuntan a una aparente normalidad, en contraste con las elevadas cifras de contagios y muertes que por estos días reporta el Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Salud, tanto en el país como en Soacha.  

Por Patricia Conde.