El pasado 15 de diciembre fueron entregados los resultados de la más grande encuesta sobre jóvenes en Bogotá, (cerca de 11.000 jóvenes entrevistados entre los 14 y los 28 años) que hace de este estudio no solo el más grande sino quizá el más completo a la fecha sobre la percepción de los jóvenes.


Además de los temas siempre consultados (educación, trabajo, salud) y saber que en el Distrito Capital habitan 1.956.042 jóvenes (25% de la población de la capital) fueron preguntados los y las jóvenes acerca de su participación política, su postura frente al proceso de paz, aspectos como la objeción de conciencia o los problemas ambientales, y por supuesto aquellos que hacen parte de su cotidianidad, información que permitirá reestructurar los recursos y las políticas públicas orientadas hacia los jóvenes y seguramente serán un referente para todo el país.

Todo este proceso hace parte de la consolidación de la Subdirección para la Juventud en Bogotá que lidera el joven David Racero; filósofo y Magister en Economía de la Universidad Nacional quien con todo el respaldo del Secretario de Integración Social ha fortalecido el tema de los jóvenes en Bogotá. Acerca de la encuesta comenta:

“…más que elaborar un documento estadístico era urgente realizar un análisis estructural a partir de la percepción de los jóvenes, sus imaginarios y subjetividades», expresó Racero.

El actuar de la Subdirección para la Juventud se encuentra presente en las 20 localidades de la capital lo cual se pudo palpar con el desarrollo de las iniciativas juveniles, resultado de los cabildos de presupuestos participativos para jóvenes, lo cual quedó plasmado en una importante publicación: Somos la generación de la Paz.

En la actualidad la juventud bogotana se encuentra en un momento significativo en cuanto a la definición de una agenda para la política pública de juventud que debe revalidarse en 2016 pero como señala David “…a partir de las percepciones de los y las jóvenes en sus territorios y apropiándose del mandato legal que establece la nueva ley estatutaria de juventud que amplía las posibilidades de la participación juvenil”.

Pero no es solo la encuesta. Temas como las Casas de la Juventud que son espacios para la potencialización de sus intereses, habilidades y capacidades a través de procesos culturales, artísticos, deportivos y de organización para la construcción de agendas juveniles en el territorio fue ampliada.

David Racero es consiente como joven de su compromiso. De este modo afirma:

“…Como joven siento y comprendo las demandas juveniles en una sociedad hostil y excluyente con las formas de ser joven” y por esto considera que existe una idea en el imaginario social que posterga la acción juvenil: “decir que los jóvenes son el futuro encierra una acción de poder de los adultos dirigida a posponer el actuar de los y las jóvenes en el momento presente”.

Si algo tiene claro el Subdirector para la juventud es que existe una apuesta de paz y por eso el lema que ha hecho carrera y que más suena entre los jóvenes es que: “…somos la generación de la paz”, lo cual se ve reflejado en los resultados de la encuesta: “…frente al proceso de paz, el 50% considera que el conflicto armado debe negociarse con cese al fuego; el 8%, en medio del conflicto, y 27%, que no debería negociarse.

…con la Subdirección para la Juventud los jóvenes tienen su espacio en Bogotá.