A pesar de las múltiples solicitudes y derechos de petición que la comunidad de Mariscal Sucre ha hecho para que se controle la proliferación de talleres de mecánica, el respeto hacia el espacio público no se ejerce en este sector de la comuna seis, generando problemas de salubridad, contaminación y convivencia entre la comunidad.


Desde hace varios meses, caminar por el Mariscal Sucre se ha convertido en un problema para los residentes de este barrio, quienes aseguran que deben pedir permiso para ingresar y salir de sus hogares, todo por cuenta de la gran cantidad de carros parqueados que esperan al lado y lado de las calles para ser reparados en plena vía pública, sin que exista algún tipo de control por parte de la Inspección o de la Policía de tránsito.

“Tenemos en dos cuadras talleres que se han venido de la Autopista hacia los barrios y el problema más grande es que los espacios que les arriendan los vecinos para que ellos trabajen son áreas donde escasamente cabe un mostrador de uno o dos metros, entonces los dueños de los talleres están haciendo uso es de la calle y de los andenes, no tenemos por donde caminar ni por donde sacar los carros de nuestras propias casas. Cuando uno llega, hay que mirar de quien es el carro que está desbaratado para que le den permiso de entrar a la vivienda”, expresó el señor Edgar Sánchez, habitante del sector.

“El problema de la ocupación de la vía pública es que uno no puede entrar cuando llega, toca bajarse y pedir permiso para poder entra el carro a la casa, afortunadamente no he tenido problemas con estas personas, pero sí hay que decirles que nos parece injusto que tengamos que pedir permiso para poder entrar a nuestras casas”, exclamó un habitante del sector que prefirió omitir su nombre.

“Nosotros llevamos con este problema cinco años, desde hace unos tres hemos estado gestionando, tenemos documentos y derechos de petición donde se nos responde que inmediatamente se van a hacer operativos, pero los últimos se hicieron hace aproximadamente veinte días, contando con la injerencia del Director de apoyo a la Justicia Elberto Ariza, quien es la única persona en todo el municipio que nos ha parado bolas, de resto ni siquiera el alcalde lo ha hecho”, señaló el ex concejal William Ariza.

De acuerdo a lo manifestado por los residentes, el Director de Apoyo a la Justicia delegó el caso a la Inspección de Policía de la Comuna Seis, en donde esta dependencia realizó un operativo en el sector, el cual no arrojó ningunos resultados, de manera que todo ha seguido igual y las afectaciones para los habitantes del sector continúan incrementándose. De igual modo se notificó a la policía de tránsito para que interpusiera los respectivos comparendos a las personas que irrespetan el espacio público.

“La Policía Nacional de Cundinamarca también notifica a la Policía de Tránsito para que haga estos operativos y ésta a su vez designa a sus ‘bellezas’ de agentes de tránsito, quienes vienen aquí a mirar lo que pasa, con la sorpresa que dicen que no pueden hacer nada porque en la zona no hay avisos donde se diga que se prohíbe repara vehículos en la vía pública, cosa que es 100% ilógica porque yo en ningún lado de Soacha he visto un aviso de esos”, replicó Ariza.

De igual modo, otra de las afectaciones que los residentes arguyen es el daño del pavimento que con bastante esfuerzo la comunidad instaló hace menos de ocho meses y que por el constante goteo de grasa que algunos carros producen mientras se les repara, generan contaminación, mal aspecto de la vía y una mala imagen del barrio, a pesar de que por años se ha distinguido como una zona netamente residencial.

“Lo que simplemente deseamos es que se respete el espacio público, el que quiera trabajar lo puede hacer pero adentro donde les arrendaron porque la calle es delicado ocuparla y más cuando uno tiene hijos y nietos que no pueden pasar tampoco y se exponen a un accidente por no poder utilizar tampoco el andén. Es más, uno también se puede ver afectado por un problema de convivencia porque si se hace el reclamo y al paciente no le gusta, entonces se puede generar un problema”, aseguró el señor Edgar Sánchez.

De este modo, lo que se pide por parte de la comunidad, es celeridad en el levantamiento de estos vehículos que generan incomodidad y contaminación en Mariscal sucre, así mismo, la disposición de la Policía de tránsito para imponer los debidos comparendos a quienes irresponsablemente invaden el espacio público y lo utilizan únicamente para su bien personal, pero no pensando en el bien común.