Un concepto del Consejo de Estado, emitido el pasado dos de junio, dejó sin piso jurídico el decreto 057 de 2006 que obligaba a los usuarios de niveles altos de la capital a contribuir económicamente con las facturas del servicio público para los más pobres del municipio de Soacha.


De aplicarse el fallo, los estratos 1, 2 y 3 de Soacha no seguirán recibiendo los subsidios otorgados por los estratos 5 y 6 de Bogotá, ayuda que beneficia con las tarifas del Acueducto.

El alcance de esta decisión afecta a cerca de 90 mil usuarios de Soacha y unos 1.100 habitantes de Gachancipá quienes a partir de julio deberán pagar más por el servicio de agua. Anualmente los estratos 5 y 6 de Bogotá vienen destinando cerca de 5.000 millones de pesos para subsidiar a los 85.262 usuarios de Soacha y a los 1.030 de Gachancipá.

Así las cosas, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá llamó la atención a los alcaldes de estas dos poblaciones para que tomen medidas que conduzcan a cubrir los subsidios en lo que resta del 2010 y evitar el aumento de las tarifas a partir de julio.

Para los expertos, la salida al problema es que Soacha disponga de 2.700 millones de pesos y Gachancipá de 24 para cubrir el monto de los subsidios y evitar que el efecto del fallo del Consejo de Estado se traslade a los usuarios.