En la noche de este miércoles, decenas de propietarios y conductores de taxis de Soacha decidieron no prestar su servicio a los usuarios de Ciudad Verde y bloquear la vía de acceso a la Ciudadela, ya que según ellos, la Policía de Tránsito no permite que ofrezcan su servicio a la comunidad en la modalidad colectiva; además continúan las inconformidades por el tema del convenio de movilidad firmado entre Soacha y Bogotá.


Hacia las 6:30 p.m., un grupo significativo de taxistas protagonizó los hechos. En cercanías a las Ciudadela hubo un bloqueo de vía y en la autopista sur ningún taxi prestó su servicio a la comunidad, quien se vio notablemente afectada por la situación.

“La verdad no sé por qué hoy no nos están llevando los taxistas, ellos prestan un buen servicio y lo dejan a uno en la puerta del conjunto, ofreciendo así mayor seguridad y comodidad, pues a esta hora los buses blancos pasan muy llenos”, afirmó Martha Díaz, habitante del lugar y usuaria frecuente del servicio.

Por su parte, representantes del gremio explicaron:

“Estamos represados con el transporte de taxis, principalmente porque los del tránsito nos están haciendo operativos por prestar un servicio colectivo, es decir, cobramos mil pesitos a cada pasajero desde la autopista sur hasta Ciudad Verde, pero no nos vamos hasta que el taxi esté lleno. Aunque hay transporte interno, en la hora pico este no es suficiente para toda la población que se traslada hasta allá”, expresó Juan Pedraza, conductor de uno de estos vehículos.

Según los transportadores, los operativos se realizan en el sector de la Ciudadela y han sido efectuados por la Policía de Cundinamarca. Los líderes expresaron que ya varios vehículos han sido sancionados con un comparendo de cambio de servicio, dicha multa acarrea un pago entre 267.800 y 535.600, depende del día en que sea cancelado y establece lo siguiente:

“Infracción D12: Conducir un vehículo que, sin la debida autorización, se destine a un servicio diferente de aquel para el cual tiene licencia de tránsito. Además, el vehículo será inmovilizado por primera vez, por el término de cinco días, por segunda vez veinte días y por tercera vez, cuarenta días”.

“Realmente estamos trabajando barato y beneficiando a la comunidad, tengo entendido que durante esta semana se han llevado como cinco taxis. Además del parte que se paga, se debe cancelar la estadía del carro en los patios, sumándole cinco días en donde la familia del dueño del taxi y el conductor, que muchas veces son la misma persona, dejan de recibir lo de su sustento diario”, expresó Siervo Saúl Urréa, propietario y conductor de taxi en Soacha.

Continúan las inconformidades en la movilización para taxistas en corredor Soacha-Bogotá

El gremio transportador también reiteró que ellos prestan un servicio por taxímetro, sin embargo, se ha vuelto costumbre entre los ciudadanos negociar primero el valor de la carrera antes de dirigirse a su destino.

“En el convenio firmado hace poco dice que podemos llevar la carrera, prestar el servicio y anular la planilla hacia Bogotá, pero no nos podemos quedar allí trabajando. Una carrera hasta el centro vale entre 17.000 y 20.000, si no conseguimos un servicio para Soacha nos toca venirnos vacíos. Lo que gastamos de aquí para allá, para devolvernos sin pasajeros, representa pérdida para nosotros y si hacemos alguna carrera en Bogotá, también nos multan”, agregó Urréa.

“Tenemos los mismos derechos que un taxista de Bogotá, pagamos nuestros papeles, seguros, rodamientos, las empresas a las que estamos afiliadas son legales, pero nos cohibimos de prestar un servicio hacia Bogotá porque no es conveniente. Si erradicaran la piratería habría trabajo para nosotros, hay carros particulares que trabajan más barato que nosotros o con la misma tarifa. El trabajo en Soacha es difícil y más hacia Bogotá, la comunidad no es consciente que nosotros trabajamos por taxímetro, por eso, el convenio no nos está beneficiando. Aquí todos tenemos una familia, estamos pagando el carro, la gente debería dejar de preguntar ‘por cuánto me lleva’, deberían ser conscientes del uso y la legalidad del taxímetro, puesto que nuestro servicio es eficiente y cómodo”, concluyó el propietario.