Entre los meses de octubre y marzo a Bogotá llegan las tinguas azules, aves de patas largas, pico rojo y plumaje azulado que vuelan desde los humedales y ciénagas de los llanos orientales y las costas Caribe y Pacífica hacia los cuerpos de agua capitalinos en busca de alimento y refugio. Algunas no han podido llegar a su destino.


Algunas, cansadas por el largo trayecto, no logran llegar a los humedales de la capital del país, y caen en sitios cercanos como terrazas y techos de casas, parques y zonas verdes. Otras, un poco desorientadas, confunden el reflejo de las ventanas de los edificios con los cuerpos de agua y chocan, lesionándose las patas y las alas.
Algunos ciudadanos deciden capturarlas para tenerlas como mascotas, por lo cual la Secretaría de Ambiente realiza una campaña para recuperarlas, curarlas y rehabilitarlas, y así poder liberarlas de nuevo en los humedales de la sabana.

“Si un ciudadano llega a ver a alguna de estas aves en el patio de su casa, terraza o tejado, o en parques o calles de la ciudad, por favor comunicarse con el grupo fauna silvestre de la Secretaría Distrital de Ambiente, a los teléfonos 3778899 o 3778854”, apuntó Susana Muhamad, Secretaria Distrital del ramo.

Mientras la SDA llega al sitio, el ave debe ser introducida en una caja de cartón, libre de residuos y olores ofensivos, y amplia para que pueda desplazarse normalmente. La caja debe ser ubicada en un lugar aislado, cerrado y alejado de ruidos fuertes y cualquier actividad humana.

Sólo podrá suministrase agua pura o con azúcar, arroz crudo o cocinado, vegetales rayados, carne cruda molida, pescado crudo o semillas como alpiste, linaza y sorgo.

Desde octubre de este año, estas aves azules empezaron a sobrevolar el cielo bogotano. A la fecha, se han recuperarado 36 tinguas azules, las cuales han sido reportadas por la ciudadanía y entregadas de manera voluntaria. Las aves fueron llevadas al Centro de Recepción de Fauna Silvestre de la SDA, donde son rehabilitadas.

28 ya fueron liberadas por la SDA cerca al cuerpo de agua del Parque La Florida, ubicado a las afueras de la localidad de Engativá. En la campaña del año pasado, la SDA logró recuperar 322 aves, entre tinguas azules, tinguas piquirojas y pollas llaneras.

Bogotá se viste de azul

La tingua azul habita desde el este de los Estados Unidos hasta el norte de Chile y Argentina. En Colombia vive en los humedales y ciénagas de la costa Caribe y Pacífica, la región de los llanos orientales y los cuerpos de agua de la sabana de Bogotá.

Es un ave con plumas de color azul, aguamarina y verde. Las tinguas adultas se caracterizan por tener la cabeza, el cuello y el pecho azul con tonos verdosos, que contrastan con el verde azuloso de su espalda y alas; poseen un escudo de color azul celeste en la cabeza. Su pico es corto y puntudo, de color rojo escarlata y con la punta amarilla.

Las tinguas más jóvenes son de color café claro y tienen las alas más verdes que las adultas. Las migraciones de las tinguas en la sabana se presentan cada año. Estas aves migratorias vienen de los llanos a cumplir con una de las etapas de su ciclo reproductivo, pero por el fuerte verano, no todas llegan a su destino.

Fuente: Barrios de Bogotá.com