En confusos hechos ocurridos entre los barrios Olivos II y La María, un grupo especial de la Policía que pertenece a la FUCUR (Fuerza de Control Urbano), hirió a dos jóvenes que se dedican a la compra venta de guacales y al reciclaje. Como reacción a lo sucedido, la comunidad atacó a los uniformados con palos y piedras, hiriendo a tres de ellos.


Los hechos se presentaron hacia el mediodía de este viernes, en el momento en que el mencionado grupo especial realizaba pesquisas en los dos sectores, como parte de un procedimiento rutinario, que en los últimos meses se ha realizado con frecuencia, dadas las características de dichos sectores y los antecedentes de existencia de bandas delincuenciales, pandillas y microtráfico.

Sobre lo sucedido, de acuerdo a lo informado por los testigos de los hechos, los dos jóvenes se encontraban transportando sus elementos de trabajo en una carreta, cuando inesperadamente el camión en el que iban los uniformados golpeó el vehículo de tracción animal, lastimando a una mujer que estaba cerca del sitio. Esto desató una discusión entre los dos muchachos y la Policía, que finalmente terminó desenfundando sus armas en contra de las personas, hiriendo a uno de ellos en una pierna, mientras que el otro recibió un impacto de bala en su cabeza:

“Lo que pasó fue que los dos muchachos estaban cargando unos guacales, que iban a ser llevados a Corabastos para poder venderlos. En ese momento pasó la Policía en un camión que iba lleno de uniformados, este vehículo avanzó y le pegó la carreta, entonces los muchachos reaccionaron y le reclamaron a los policías por haberlos golpeado, aunque más adelante ellos se detuvieron, bajaron del vehículo, y dispararon indiscriminadamente a todas las personas que estaban allí, entre quienes se encontraban los dos jóvenes”, explicó Rosa María Parra, Madre de Harold Stive Sarmiento, uno de los dos jóvenes heridos.

Según informó la señora Parra, a Harold Stive de 16 años de edad, lo hirieron en su pierna derecha. Él se encuentra internado en el Hospital de Bosa II nivel, a dónde fue remitido luego de ocurridos los hechos. Situación más compleja vive Maicol Andrés Suárez, quien recibió el disparo en uno de sus ojos, atravesando su cabeza y afectando seriamente una vena del cerebro. Esta persona es atendida en el Hospital de Kennedy, y el pronóstico es reservado debido a la gravedad de las lesiones.

“Mi hijo es un muchacho sano y trabajador como yo, él no estaba haciendo nada malo, y no había ninguna razón para que la Policía le hiciera lo que le hizo. Todos somos recicladores humildes, él solamente estaba recogiendo unos guacales y por reclamarle a la Policía fueron atacados a punta de bala”, expresó Vicencio Muñoz, Padre de Maicol Andrés.

Debido a que los implicados son miembros de un grupo especial de la Policía Nacional, por orden expresa del General José Roberto León Riaño, Director General de la institución, en el sitio hizo presencia el Brigadier General Luis Eduardo Martínez, Comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, quién se refirió así frente a los hechos, teniendo en cuenta que la información preliminar apunta que los uniformados abusaron de la fuerza e hicieron un uso indebido de sus armas:

“Estamos haciendo presencia por órdenes del General León Riaño, a raíz de los hechos que sucedieron en Soacha. Venimos a colocar todo a disposición de las autoridades competentes, para que se investiguen y se aclaren los hechos. Tengo entendido que hay dos personas heridas y tres policías en la misma situación, sin embargo, desde ningún punto de vista se puede justificar la utilización de armas de fuego de forma indebida, como al parecer sucedió en este caso, por eso vamos a pedir a la Fiscalía General de la Nación que asuma la investigación penal que corresponda, pues por nuestra parte hemos traído al personal de disciplina, a fin de que se inicien las acciones que correspondan, con el objetivo de aclarar el caso desde todo punto de vista. Hay que insistir mucho a nuestros hombres, sobre cómo deben ser los procedimientos, ellos ya tienen la formación, por lo tanto no entendemos por qué se exceden en el uso de la fuerza”, resaltó puntualizó el Brigadier General Martínez.

Vale la pena decir que hasta el momento no hay ningún pronunciamiento oficial por parte del Distrito Especial de Policía de Soacha, pues como lo manifestó el Teniente Coronel Pedro Carpio, se está investigando lo sucedido para determinar con claridad y exactitud qué pasó. Por otra parte, el Secretario de Gobierno de Soacha, Óscar Giovanny Ramírez, indicó que:

“Hemos escuchado varias versiones, aunque lo que tenemos confirmado, es lo siguiente: Hay tres policías que están heridos en el Hospital Cardiovascular, y tres personas heridas, una de las cuales está grave en el Hospital de Kennedy, otra más en el Hospital Mario Gaitán Yanguas, y el último en el Hospital de Bosa II nivel. En Soacha hemos tenido la presencia de grupos especiales de la Policía Nacional, entre estos el de FUCUR, que se encontraba realizando labores en el sector, donde desafortunadamente sucedieron estos hechos. La determinación de responsabilidades serán el fruto de las investigaciones que se realizan, la zona está acordonada, y se están recaudando todas las pruebas necesarias. La Policía se apartó del caso para que el CTI, de manera independiente pueda realizar la investigación, a fin de llegar al fondo del asunto, y saber qué ocurrió, para que así mismo se haga justicia con estas familias”, destacó Ramírez.

“No es la primera vez que pasa esto”

A propósito de lo sucedido, algunas personas que habitan en Olivos II y La María relataron la preocupación que tienen con las reiteradas y excesivas irrumpidas de las fuerzas especiales de la Policía en sus sectores, asegurando que en muchos casos se cometen abusos contra la comunidad, sin que exista control o límite alguno:

“En el barrio hay demasiado vandalismo, y no es la primera vez que la Policía va hasta nuestras viviendas, porque con mucha frecuencia se les ve por allá. Ellos encierran a la gente, sacan a los niños, y revisan cada una de las casas, para decir que encontraron droga y otros elementos. En el sector puede que sí haya expendios de drogas, pero no sabemos en este momento exactamente en dónde, porque siempre se meten con cualquier persona, sin importar que esté o no vinculada con el microtráfico. En muchas ocasiones los procedimientos se hacen sin una orden legal. Estos dos muchachos no estaban vinculados a actividades ilícitas, ellos trabajan comprando guacales para venderlos en Corabastos, porque de esta manera sobrevivimos muchos por acá”, sostuvo Rosa María Parra.

“Al parecer los policías estaban persiguiendo a alguien, cuando pasaban por una de las calles del barrio empujaron la carreta que estaba al lado, y agredieron a una muchacha que estaba ahí. En medio del altercado, los dos muchachos salieron a reclamarle a la Policía, entonces se desató el enfrentamiento. Según la Policía las personas del barrio les sacaron armas de fuego, pero eso es totalmente falso, en cambio ellos sí dispararon indiscriminadamente, sin importar a quién le cayeran las balas, por eso los jóvenes se defendieron. No es la primera vez que esto sucede, en cualquier momento ellos vienen hasta acá para realizar sus procedimientos, aunque no siempre tienen una razón justificada para hacerlo, ni van precisamente por quienes deberían de ir”, concluyó Damaris Molina, habitante del sector.