Iniciar la vida académica no es sólo una tarea para niños y adolescentes entre los 6 y los 12 años, edad en la que hacen la transición de la casa al colegio y en la que realizan el cambio más grande de su vida, pues no solo pasan de estar en su casa a enfrentarse a un mundo desconocido, sino que también se convierte en una tarea importante para los padres.


Mujeres_Líderes_Soacha

Mujeres_Líderes_Soacha


El ingreso a este ‘nuevo mundo’ le abre oportunidades al menor para que explore, se desenvuelva y se encuentre con situaciones con las que jamás se había enfrentado. También permite que, como una prueba que mide ciclos previos del menor, arroje problemas que previamente no habían podido ser resueltos y salgan a la luz.

Por eso la Dra. Carolina Molina, Psicóloga especializada en psicología clínica y desarrollo infantil, asegura que son los padres de familia los encargados de enseñarle a su hijo que el colegio es un buen lugar para, además de aprender, hacer amigos e interactuar con ellos de forma divertida.

Los cambios que se dan en la vida del menor con esta nueva etapa, en la que se producen cambios de ánimo y se experimentan diferentes sensaciones, deben ser tratados mediante comunicación y acompañamiento de los padres.

Carolina Molina también destaca algunas conductas que se presentan en los menores cuando deben comenzar sus jornadas de estudio, y aconseja cómo afrontarlas. Entre las recomendaciones se encuentra ignorar las típicas pataletas para no ir al colegio. Además, asegura que la confianza, la disciplina y el acompañamiento de los padres serán fundamentales para el crecimiento del menor.

Mabel Rocio Castillo Pineda

mabelrocio19@gmail.com

prensayactualidad.blogspot.com