Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, un juez de control de garantías de Soacha impuso medida de aseguramiento en centro de reclusión a dos mujeres y tres hombres, que presuntamente estarían dedicados al hurto a establecimientos comerciales en ese municipio.

La Seccional de Fiscalías de Cundinamarca indicó que los hechos se presentaron el pasado 28 de junio en horas de la madrugada en zona rural de la citada población, donde los supuestos asaltantes ingresaron violentamente a un taller de mecánica y hurtaron herramientas, repuestos y elementos para la reparación de vehículos, por un valor cercano a los 10 millones de pesos.

Entre los afectados con la decisión judicial se encuentra un ciudadano extranjero, quien es considerado el cabecilla de la organización delictiva, informó el órgano investigador.

Asimismo, se evidenció que en el sitio del hurto se encontraba una familia integrada, entre otros, por menores de edad, que fue amenazada con armas blancas.

Entretanto, los vecinos del sector que se percataron de lo que ocurría llamaron a la Policía, logrando la captura de los supuestos implicados a la altura de un paraje rural cercano al municipio, luego de su persecución.

Un fiscal de la Seccional Cundinamarca les imputó el delito de hurto calificado y agravado y demostró ante el juez que se trata de personas que representan peligro para la sociedad porque registran antecedentes judiciales por hechos similares.

Por su parte, los investigados no se allanaron a los cargos y serán enviados a un centro carcelario que disponga el Instituto Nacional Penitenciario y carcelario Inpec. Entretanto, las dos mujeres fueron enviadas con detención domiciliaria, tras demostrar que son madres cabeza de familia.

Fotografía y Fuente: Fiscalía General de la Nación