¡Buenas tardes a todos!
Tardes porque nosotros los candidatos no madrugamos, y a todos, porque no comparto ese discursito de cambiar la gramática por un capricho de mujeres.


El día de hoy están aquí para escucharme y comer, pero prefiero que se dediquen a engullir para que no me presten mayor atención, por su bien es mejor así.

Hoy me tocó venir a buscarlos a ustedes, ya entenderán, es mi trabajo, los votos son mi trabajo, hoy estoy junto con ustedes los ancianos, estaré fingiendo que les presto atención a sus nimias necesidades. Me resultan muy cómicas sus propuestas de salud y pensión, salud para qué si pronto se morirán, y lo de la pensión es mucho más irrisorio, ustedes lo que necesitan es algún cursito de recreación, donde los pongan a correr por algún parque y les den el mecato del día.

También aprovecho sentar en mis piernas y alzar con cara de complacencia a cualquier niñito mal oliente y mocoso que ustedes traen hoy hacía mí, no saben cuánto rating y popularidad da eso, a ustedes las mamás les prometo cupos para cualquier colegio público o privado, y pues claro, tengo que exaltar su mediocre labor del hogar, ‘gerentes del hogar’, por tanto, sus buenas ollas y sartenes se llevan hoy, molinillo y delantal en mano para que se queden allá en la casa y no salgan a fregar por sus supuestos derechos.

Con ustedes jóvenes me queda un poco más difícil, ustedes niños disque revolucionarios me tienen sin alternativas, yo no sé ¿quién les dijo a ustedes que podrían alguna vez hacer política?, no sé quién les hizo creer que ocuparían cargos tan altos como los míos, exigen y exigen, no los comprendo, ¿quién les ha dado el derecho a pensar diferente o a colocar en duda cada accionar mío? pero bueno, ustedes quieren hacer sus proyecticos populares, pues hoy me tocará ceder en algo, con unos dos o tres salones comunales les bastará ¿verdad? y los que estén de mi lado, con dos milloncitos de pesos les será suficiente para que malgasten en sus obras sociales.

Por otro lado, les confieso que soy totalmente radical en mi religión, soy extremadamente creyente y práctico todas las obras que por ley divina mandan.
Bueno, casi todas, las de abusar menores de edad como algunos padres predicadores si no, pero eso sí, acá no pedimos diezmos mientras ustedes voten por mí, ¿qué creyeron que la comida con la que se atragantan me sale gratis?, pues no, eso se los cobraré cuando me elijan, de sus dineros recuperaré cada centavo mal invertido en ustedes.

Toda relación será respetada mientras se de entre un macho y una fémina, como lo manda Dios, nada de esas relaciones inquisidoras que traen del oriente, eso de hombre con hombre no será tolerado bajo mi tiranía, mujer con mujer tal vez si, pues ustedes saben, dos mujeres no me sonarían nada mal.

Por igual con todas ustedes feministas desocupadas, a hacer oficio, ese es su lugar en vez de estar exigiendo cosas sacadas de los cabellos, exigen cosas inaceptables como eso del derecho a hablar, a decidir, a ganar un sueldo decente, a vestirse como ellas quieran, pues no, ustedes son territorio de sus maridos; ¿si ven que dije ‘territorios’?, hablo en lenguaje de progreso.

Sobre la minería y las vías les juro que ni detendré la minera ni mucho menos les haré vías, la minería me genera muchos ingresos, no tenemos agua, pero igual para qué la necesitamos, sus reservitas ambientales serán de gran provecho, una que otra empresa ya dio lo de la lechona y otra la gaseosa, me cobrarán algo, y pues, entonces hay que recompensar.Lo de los trancones y vías no es mi problema a mí mis escoltas me abren paso y tengo camionetas 4×4 como en la finca, entonces no veo el para qué invertir en esas pequeñeces.

Finalmente les agradezco por estar aquí haciéndome perder el tiempo, espero que se sientan muy felices de estar comiendo lechona y gaseosa, me despido porque debo ir al club a tomar vino y comer caviar.

*(Los asistentes gritan el nombre del candidato y se rasgan las vestiduras por una foto con él).

*EL CANDIDATO ARRASA CON LAS ELECCIONES Y SE PERPETÚA EN EL PODER.

Dedo aclarar antes de escribir mi nombre que esto no es una simple ironía, es más, me temo que esto se haya estado escribiendo desde hace más de 80 años.

Evelyn Huérfano Sánchez.