Los viajeros explotaron ayer sábado cuando se encontraron con un trancón de cuatro horas en la vía Bogotá-Girardot, especialmente en la variante Melgar.

La mejor forma para manifestar el rechazo e inconformismo fueron las redes sociales, y muchos coincidieron en que no hay explicación alguna para que la Concesión Vía 40 Express no prevea esto y cierre carriles durante el recorrido.

Aseguraron los viajeros que el mayor trancón fue en la variante Melgar, donde en solo 10 kilómetros se gastaron casi cuatro horas.

Si bien en esta vía de doble calzada se adelantan diferentes frentes de obra por la construcción del tercer carril, es algo que se debió prever, pensando justamente en que la movilidad fluyera entre Bogotá y Girardot.

El problema es que hay tramos en donde los dos carriles de ida no están habilitados o hay uno suspendido, lo que ocasiona los represamientos vehiculares, y justamente en la variante Melgar hay obras en taludes, lo que obliga a hacer cierres.

Los puntos de obra en el tramo Bogotá-Girardot son 8, y se espera que con el apoyo de la policía de carreteras, el regreso mejore.