Así fue la despedida de Gabriel Esteban, el niño asesinado por su padre en un hotel de Melgar

En el cementerio del Apogeo, en medio de aplausos y lágrimas, fue despedido el pequeño Gabriel Esteban, el niño de 5 años asesinado por su padre en un hotel de Melgar.

El sepelio del niño Gabriel Esteban González se cumplió la tarde del viernes en medio de un fuerte aguacero que cobijó al sur de la capital.

Pero antes de llegar al cementerio del Apogeo, al sur de Bogotá, se realizó la eucaristía en la iglesia El Señor del Monte de Galilea, desde donde partió una caravana nutrida de personas que quisieron darle el último adiós al niño Gabriel Esteban.

Durante la caravana que transportaba el pequeño ataúd sonaban sirenas, se escuchaban llantos y muchos no se explicaban lo sucedido. Predominaron las lágrimas, los lamentos, el dolor y hasta flores y globos; el momento fue nostálgico y triste porque la muerte de Gabriel Esteban conmovió a todos.

Las exequias del pequeño se realizaron en medio de un oficio religioso al que asistieron familiares, amigos, compañeritos de colegio del pequeño asesinado y personas que quisieron acompañar. Además de la presencia de la Policía de Infancia y vecinos del barrio Sierra Morena, quienes hicieron presencia con carteles, pancartas, bombas blancas y cintas de color azul.

Al momento de despedir para siempre al pequeño Gabriel Esteban, sonaron notas de violín como mensaje de un adiós eterno a un pequeño inocente que murió a manos de su despiadado padre. La indignación, el dolor, el llanto y la rabia se apoderaron de los asistentes, quienes pedían justicia.

Fue una ceremonia llena de dolor, nostalgia, indignación, de escenas que nadie quiere repetir porque la vida de un niño inocente, lleno de ilusiones, se apagó para siempre, todo por la insensatez de los adultos que terminan por involucrar a los más débiles. ¡Hasta siempre, Gabriel Esteban!

cargando...