Existe «Procotocolo por una comunicación libre de sexismo», que aplica para profesionales de la comunicación de las entidades públicas y periodistas del Distrito Capital. La meta es comenzar desde el interior de la Administración Distrital, para cambiar un lenguaje estereotipado que en parte refuerza el machismo en la sociedad.


La manera en que los seres humanos nos expresamos, verbalmente o de forma escrita, son una representación fidedigna de nuestro actuar y manera de pensar. Durante años, quizás siglos, se ha visto como escritores, periodistas, artistas e incluso importantes políticos y estadistas de nuestra sociedad latinoamericana y colombiana han utilizado un lenguaje machista que por supuesto, ha generado ese comportamiento machista que relega el papel de las mujeres frente al de los hombres.

Por ello, desde la Administración Distrital de la «Bogotá Positiva: Para vivir mejor», hemos propiciado la correcta utilización del lenguaje (especialmente escrito) que no caiga en esas posiciones sexistas en donde se da privilegio al sexo masculino sobre el femenino.

Para comenzar, las herramientas jurídicas reposan en la Sentencia c-804/2006 de la Corte Constitucional, que promulga el obligatorio cumplimiento de la utilización de las palabras hombre/mujer, niño/niña, los/las y todo aquello que denote la diferenciación e inclusión de ambos sexos. Esto, para efectos de redacción de boletines de prensa, elaboración de leyes y normas, cartillas informativas, etc.

Así mismo se ha constituido el «Protocolo por una comunicación libre de sexismo», un documento que se convierte en el Manual de Estilo para profesionales de la comuncación de las entidades públicas y periodistas del Distrito Capital en cuanto a la utilización de un lenguaje no sexista e incluyente.

Pero, ¿qué es lenguaje sexista? Es aquel que privilegia al sexo masculino por encima del femenino, por ejemplo: «Es un deber de todos los hombres que asistan al Seminario portar el carné que lo acredite como participante»; la forma correcta debe ser: «Es un deber de todos los hombres y las mujeres que asistan al Seminario portar el carné que los acredite como participantes». Antes, en una acción que se consideraba incluyente se decía que lo debido era poner «personas», pero la sentencia de la Corte es muy clara al afirmar que se hace necesario mencionar ambos sexos.

Por otro lado, lenguaje incluyente es aquel que denota igualdad en todos los ámbitos. Generalmente, y esto pasa en los discursos publicitarios, la imagen de la mujer es un estereotipo de la belleza física, el sexo débil y las labores domésticas; la idea es pues, que el lenguaje denote que las mujeres están al mismo nivel intelectual, profesional y jerárquico de los hombres.

Finalmente, se invita a la ciudadanía a conocer el «Protocolo por una comunicación libre de sexismo», ya que les puede brindar algunas herramientas a la hora de escribir o comunicarse así no hagan parte de las oficinas de Comunicaciones del Distrito; es un deber de todos los ciudadanos, ser consecuentes con la importancia y los logros que ha cosechado la mujer a lo largo de los años en este último siglo de historia. Igualmente, también se puede descargar la «Declaración y Plataforma de Acción de Beijing» que tiene como objetivo «fomentar una imagen equilibrada y no estereotipada de la mujer en los medios de difusión masivos».

Puede conocer el protocolo en el siguiente enlace: http://www.culturarecreacionydeporte.gov.co/portal/sites/default/files/Protocolo%20Comunicaciones.pdf