Desde el arreglo de la Carrera 20 del barrio Juan Pablo I en la Comuna tres de Soacha y que limita con la capital de país, la imprudencia de los conductores se apoderó del sector debido a que la vía en mención no cuenta con señalización y está ubicada de forma paralela a la carrera 20 b, razón por la cual ambas son usadas al acomodo de los dueños de los vehículos.


Antes de ser reparada la Carrera 20, que conecta al barrio con la vía principal de salida a la autopista y que limita con Bogotá, el problema con los conductores no se había presentado en los niveles que ahora incomoda tanto a la comunidad, debido precisamente al buen estado que ahora tiene y su ubicación inmediata a la 20 b, que ya se encontraba pavimentada.

Ahora las dos vías forman una especie de avenida pero son usadas de manera inadecuada por los conductores, debido al desconocimiento del sentido en el que se debe transitar por cada una. Este factor ha conllevado al aumento de accidentes que dificulta la movilidad en el sector, ocasionando un impacto directo sobre la seguridad vial de Juan Pablo I y del barrio vecino perteneciente a Bogotá.

“La falta de organización en el Plan de Manejo de Tráfico (PMT) está perjudicando terriblemente el estado de nuestras vías, ya que toda clase de vehículos las usan en cualquier dirección, atribuyendo también a que no fueron diseñadas para el uso que se les está dando y que no solo afecta la estructura sino que amenaza la integridad de los transeúntes, puesto que somos quienes más se han visto perjudicado”, relató Johanna Ruiz, residente del barrio vecino en Bogotá.

Las carreras 20 y 20 b son denominadas en Bogotá como la Calle 77, pero además es la vía principal de acceso al barrio Juan Pablo primero que conecta con la autopista Sur. Dicen sus vecinos que el sitio de volvió demasiado crítico donde la falta de organización y señalización hacen que frecuentemente los vehículos que se dirigen en la dirección de su acomodo formen embotellamientos que terminan bloqueando el paso en ambos sentidos.

Por otra parte, pese a la pavimentación de la Carrera 20, la comunidad está inconforme porque las obras de espacio público no fueron terminadas de acuerdo a lo presentado por la administración pasada a los residentes del sector; así mismo argumentan que les dañaron parte del espacio que estaba en condiciones presentables y en su reemplazo se dejó tierra.

“Justamente sobre el espacio público que divide la carrera 20 de la 20 b nos causaron bastantes daños con las obras, antes contábamos con un paso limpio y adoquinado, en su lugar pusieron tierra, con el propósito de que creciera césped pero eso nunca se dio. El aspecto con el que quedaron nuestros entornos se presta para que los habitantes de calle duerman sobre los mismos, conjuntamente la percepción de seguridad se disminuyó afectando directamente la imagen de todo el barrio”, manifestó Elizabeth Hernández, líder comunal de Juan Pablo I.

Siendo esta una de las vías de acceso a Bogotá, durante los trancones generados sobre la autopista sur, la carrera 20 ha servido como una alternativa para los conductores, razón por la que durante los días de retorno el problema evidenciado en la movilidad se hace mucho más complejo y causa embotellamientos que pueden perdurar incluso durante varias horas.