La menor fue atacada el pasado jueves 19 de agosto frente a su casa de Bosa cuando un delincuente en bicicleta llegó a robarle el celular y sin pensarlo le disparó. La niña está en silla de ruedas.

La bala quedó alojada en un pulmón, afectando parte de su columna, por eso la menor perdió la movilidad de sus piernas.

Ese mismo día, la adolescente de tan solo 15 años fue trasladada de urgencia al hospital de Kennedy donde la intervinieron quirúrgicamente, pero desafortunadamente el parte médico fue desalentador al informar que quizá no volvería a caminar porque la bala le afectó el pulmón derecho y la columna vertebral.

Desde ese entonces la menor ha estado en el hospital, pero casi un mes después el diagnóstico es el mismo, por eso la víctima ve lejana la posibilidad de volver a clases presenciales con sus compañeros de colegio porque aún estudia bachillerato.

En las últimas horas se conoció que la menor fue dada de alta en el hospital donde permanecía desde el pasado 19 de agosto.  Sin embargo, las noticias son poco alentadoras para ella y su familia ya que, aunque presenta mejoría en su salud, por ahora no podrá volver al salón de clase y tendrá que seguir en silla de ruedas.

Cabe recordar que el presunto agresor fue detenido por la Policía el pasado 31 de agosto y se encuentra en una cárcel a la espera que se le dicte condena o se absuelva.