El estrés se refleja principalmente en el estómago

Varios de los trastornos gastrointestinales que con frecuencia se presentan en las personas, usualmente quienes trabajan o estudian y llevan un ritmo de vida agitado, se dan precisamente por el alto nivel de estrés y la falta de un programa adecuado para manejarlo.


“No es sólo la alimentación, aunque es una parte importante. También tiene que ver con el estilo de vida, con realizar el ritual de comer, de descansar, incluso, de lavarse los dientes”, asegura el médico Pedro Perea, gastroenterólogo de la Universidad Nacional, hablando de la importancia del sistema digestivo y su relación con el estrés y los hábitos poco saludables.

Incluso algunos trastornos mentales y de alimentación como la bulimia y la anorexia también desencadenan enfermedades gastrointestinales que complican aún más la recuperación de estos pacientes.

“Hoy día los trastornos gastrointestinales están presentes en gran parte de la población, incluso en los niños, que empiezan a sufrir de trastornos alimenticios que obviamente afectan su estómago”, asegura Diana Osorio, especialista en nutrición y dietética de la Universidad Nacional.

A esto se le suma, aseguran los expertos, el número cada vez más elevado de cápsulas y pastillas que se consumen para aliviar las enfermedades.

Aunque ahora se trabaja en el recubrimiento especial de los medicamentos para que no afecten el estómago, sin duda es un factor que en determinadas circunstancias afecta la salud del tracto intestinal.
Los expertos indican que estos trastornos representan una buena parte de las incapacidades médicas.

Los trastornos gastrointestinales están presentes en gran parte de la población, incluso en los niños, que empiezan a sufrir de trastornos alimenticios, que afectan a su estómago, con lo cual se eleva el número de medicamentos para aliviar la enfermedades y que generalmente afectan a la salud del tracto intestinal.

Los síntomas frecuentes son: dolor abdominal, en la parte inferior, estreñimiento y alteraciones intestinales como dolor, vómitos, flatulencias, nauseas y ardores.

Recomendaciones:

-Llevar una alimentación lo más variada posible, excluyendo temporalmente aquellos alimentos que crean molestias y los que aumentan la acidez o irritan la mucosa gástrica.
-No se debe limitar en la dieta más de lo necesario porque puede ocasionar problemas más graves.
-Se recomienda lavar muy bien las frutas y las verduras con agua hervida, para evitar la contaminación de las mismas.
-Se debe fraccionar la dieta en cuatro a cinco comidas al día.
-No hacer comidas abundantes, pesadas o copiosas, comer lentamente y masticar bien.
-No es aconsejable la toma frecuente de leche, ya que a las 2 – 3 horas después de su ingesta, produce mayor acidez.
-Probar la tolerancia frente a los alimentos ricos en fibra (verduras, cocidas, ensaladas, cereales integrales, frutos secos).
-Excluir alimentos muy salados o condimentados.
-No tomar bebidas gaseosas.
-No consumir cantidades excesivas de azúcar.
-Si hay acidez, los derivados del tomate y el zumo de cítricos pueden causar molestias según las personas.
-Evitar alimentos muy fríos o muy calientes ya que provocan irritación.
-Se deben ir adicionando los alimentos lentamente hasta llegar a una alimentación normal y de acuerdo a las indicaciones de dieta equilibrada.
-Las personas que sufren de gastritis pueden presentar intolerancia a algunos alimentos, por tal razón se debe hacer prueba de tolerancia con diversos alimentos.

cargando...