A través de un concurso realizado por la Corporación Autónoma Regional Car en varios municipios del departamento, Soacha se ganó cinco parques infantiles realizados con material reciclable. En la escuela de la vereda San Jorge ya instaló el primero, y al comienzo del próximo año se habilitarán los cuatro restantes.


Gracias a la gestión de la Dirección de Gestión Bioambiental, del corregidor William Mayorga y al compromiso de docentes y estudiantes de las escuelas del corregimiento uno, se respondió al llamado de la Car como requisito para concursar por los parques. La meta era recolectar la mayor cantidad de material plástico reciclable y en la vereda San Jorge se cumplió la tarea:

“Se realizó un proceso de reciclar los envases de los productos que se utilizan para fumigar los cultivos y otro tipo de materiales plásticos, porque en ese concurso uno de los aspectos fundamentales era la recolección de dichos elementos. Afortunadamente el corregimiento y las instituciones hicieron la tarea de recoger los envases y gracias a eso ganamos cuatro parques, uno de los cuales fue el que ya se instaló en San Jorge”, manifestó el corregidor Mayorga.

El parque infantil está hecho con material reciclado que se hace resistente al tiempo, incluso más que la madera. Por eso ahora los niños de la escuela podrán disfrutar de estos elementos que servirán para compartir un rato de descanso y diversión, hecho que tranquiliza a los padres de familia de la institución.

“El parque quedó muy bonito y eso le da otra cara a la escuela. Considero que los estudiantes se benefician porque ahora sí tienen donde jugar y compartir el descanso; además es un incentivo para que ellos reciclen y se mentalicen que desde niños deben cuidar el medio ambiente”, expresó Olga Lucía Ravelo, residente en la vereda San Jorge y madre de familia de la institución educativa.

“El parque se adquirió a través de un concurso que se hizo con los niños de las escuelas y ellos fueron los que más reciclaron, primero porque es una de las veredas que más tiene material reciclable debido a que hay mucha agricultura, entonces todos esos frascos de insumos agrícolas sirvieron para ganarnos el concurso”, agregó Orlando Bello, presidente de la JAC de San Jorge.

Quienes se benefician del parque, además de los estudiantes, son los mismos docentes porque ahora sienten la tranquilidad de contar con un espacio recreodeportivo para sus alumnos.

“La importancia que tiene la instalación de este parque se refleja principalmente en mitigar la contaminación que se hace con los envases plásticos en la vereda, además de crear conciencia ambiental a los niños de la escuela y a la población en general”, explicó Yohana Alzate Gutiérrez, docente de la Escuela San Jorge.

“La iniciativa de la Car y de la misma Dirección de Gestión Bioamabiental al entregar el parque fue una buena idea para los niños de la escuela”, agregó la docente quien aseguró que no contaban con un espacio propio para la diversión de los niños y niñas de la institución. “El trabajo fue arduo ya que los estudiantes debieron acercarse a las fincas a recoger los envases, luego lavarlos y agruparlos en lonas, logrando recoger 106 bultos”, sostuvo.

Un comedor de llantas al servicio de los niños

Paralelamente a la instalación del parque y por iniciativa del corregidor William Mayorga, se está adecuando un comedor con parasol hecho con llantas que los conductores arrojan a separadores y lotes vacíos.

“Con un grupo de habitantes de la vereda y acudiendo a la capacidad y creatividad que ellos tienen en torno al trabajo del reciclaje de llantas y a las artesanías que saben realizar, logramos que nos colaboren con la donación del trabajo para complementar el parque de la escuela San Jorge. Igualmente estamos interesados en continuar apoyando la creación de la asociación tendiente a fortalecer el reciclaje de llantas y la recuperación de las mismas para reducir o mitigar el problema, especialmente en el municipio”, sostuvo el corregidor.

La persona encargada de liderar el trabajo de instalación del comedor con llantas recicladas es John Jairo Bello, residente de la vereda San Jorge. “El señor corregidor nos pidió el favor de apoyarlo y aquí estamos instalando sillas y mesas para que los niños descansen al lado del parque. Un aspecto importante es que estas llantas ya habían sido desechadas y las trajimos para que aquí cumplan un servicio importante para los estudiantes”, enfatizó.

Finalmente, la docente Yohana Alzate manifestó que el proceso con las llantas es una forma de enseñar a los estudiantes y padres de familia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente a través de la reutilización de diferentes materiales a los que se les puede dar varios usos, haciéndolos útiles para todos.

“Para mí es muy importante enseñar el respeto por la naturaleza y el cuidado a los animales y plantas, es una labor difícil pero no imposible y con la ayuda del Corregidor, la Car, y la Dirección de Gestión Bioambiental hemos logrado motivar a los niños para que cuiden la naturaleza, su entorno y multiplicar en sus casas lo aprendido”, concluyó.