La Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior (UNEES), uno de los movimientos estudiantiles más grandes del país, así como diferentes colectivos de jóvenes del país, recientemente realizaron movilizaciones para pedirle al Gobierno Nacional garantías para las comunidades en los territorios que en las últimas semanas han tenido diferentes hechos de violencia, especialmente el asesinato de cinco menores de edad en Cali, la masacre en Samaniego Nariño, en donde ocho jóvenes perdieron la vida, el asesinato de cinco jóvenes en Arauca, seis personas en el Tambo y una serie sistemática de muertes y asesinatos a líderes sociales y jóvenes del país.

Bajo este llamado, diferentes colectivos como Raíces en Rebeldia, Juco Soacha, Colectivo Juvenil Revolución, Mexu (Movimiento estudiantil de Xuacha), colectivo Respirarte- Entreredes se unieron a la convocatoria nacional y el pasado viernes realizaron un plantón pacífico, invitando a los ciudadanos y autoridades a respetar la vida y los derechos humanos.

«El plantón se realiza en contra de las muertes  sistemáticas de los jóvenes, y la reivindicación al derecho a la vida,  rechazamos las muertes de líderes en estos años de presidencia de Duque. Elevamos la voz para decir que se respete la vida, especialmente la de  los jóvenes, pues  las familias  aparte de una pandemia deben sufrir el miedo y el dolor de la pérdida de un hijo. En  el municipio   hay paramilitarismo, lo hemos visto y evidenciado en los temores de las familias en la comuna 4 donde nosotros como Mexu hemos subido a hacer proceso social con educación popular y nos  preguntamos  en  dónde está  la alcaldía, en dónde está la institucionalidad para proteger a la comunidad,  no hacen realmente investigación sino tipifican a una población de forma displicente por ser pobres, asegurando que son ladrones», expresó Natalia Moreno, integrante de Mexu.

«Como plataforma entreredes y grupo artístico popular Respirarte acompañamos la jornada por medio de un performance llamado Que ser joven y pensar diferente no nos cueste la vida, donde por medio de nuestros cuerpos pintados y desnudos  con nombres de personas y lugares donde se han comedito diferentes masacres denunciamos  y decimos no más a la violencia no más jóvenes, líderes sociales, mujeres, indígenas y campesinos muertos.’Arte del pueblo para el pueblo’ «, manifestò Karen Rodrìguez, del colectivo Respirarte.

El movimiento estudiantil hace un llamado: «Debemos unirnos como pueblo para luchar por nosotros mismos porque acá no hay quien  garantice nuestros derechos, hay una crisis que en tiempos de pandemia se ha agudizado aún más«.

Con dolor por la muerte de jóvenes y líderes sociales , los estudiantes expresaron «que ser joven no nos cueste la vida». «Nos están matando, ser líder social no es un delito».

Fotografía: Respirarte -Entre redes