Con la actividad “descubriendo talentos”, la fundación Luz Pan y Vida en Soacha busca oportunidades de inclusión para la niñez.

La fundación Luz Pan y Vida, es un comedor comunitario ubicado en Olivos Segundo Sector, que acoge en sus instalaciones un promedio de 60 niños, y que además de llevar alimentos, se ha interesado porque estos ocupen su tiempo libre en prácticas productivas y de beneficio para sus vidas.

 De este modo, fue como se llevó a cabo la actividad “descubriendo talentos”, una alianza entre varias organizaciones de Kennedy, Bosa y Soacha, que busca trabajar mancomunadamente para eliminar las barreras fronterizas y crear acuerdos que beneficien e integren estos lugares, por medio de proyectos y actividades.

 Mercedes Molina, directora de la fundación Luz Pan y Vida en Soacha, menciona que actividades como esta se hacen con la intención de dar a conocer los talentos y capacidades de los niños, y para buscar oportunidades de inclusión y preparación, pues menciona que de la fundación se encarga ella y otra persona que le ayuda, y las dos no dan abasto para abarcar todas las necesidades y capacidades que demandan los pequeños.

También leer: En Soacha forman campeones para la vida

Asimismo, expresa que para ocupar el tiempo libre de los niños y procurar alejarlos de las malas prácticas, han venido realizando actividades lúdico recreativas, talleres de manualidades, lecto escritura y danzas, sin embargo, desearían que más personas se unieran a ellas y pudieran además de esto, generar otras oportunidades que potencialicen al máximo toda las destrezas y talentos de los niños.

Así pues, es como se ha unido con varias organizaciones, entre ellas la Agenda por el Desarrollo Territorial. Gustavo Alejandro Rojas,  quien hace parte de este equipo, menciona que son un grupo de 24 organizaciones entre colectivos y Juntas de Acción Comunal que trabajan  en Kennedy, Bosa y Soacha, en busca de una planeación y gestión participativa del desarrollo, y cuyo objetivo es   para el año 2038, ser reconocidas a nivel local distrital y nacional por ser organizaciones que participan y gestionan proyectos de desarrollo y bienestar para sus comunidades.

Del mismo modo, manifiesta que ellos como Agenda por el Desarrollo Territorial,  trabajan desde cuatro mesas o dimensiones: la ambiental, que vela por el bienestar de los cuerpos de agua y humedales y por los de ríos Bogotá y Tunjuelito, la económica, que procura el bienestar de las personas  que viven del reciclaje y los emprendimientos, la social, que trabaja por el desarrollo de las personas en condición de discapacidad  y madres cabeza hogar, y la cultura para la convivencia, que trabaja con jóvenes y adultos en la resolución pacífica de conflictos.

Le puede interesar: Fundación Mundial Pide Vida, 12 años trabajando por la música y el arte en Soacha

De este modo, la intensión de estas alianzas entre las diferentes organizaciones es gestionar los espacios para que se den actividades como “descubriendo talentos”, en la que los niños participan con bailes, prestaciones y emprendimientos, que son llevados a diferentes lugares con la intensión de darlos a conocer y que más personas intervengan de manera positiva en el bienestar de las comunidades.

Por su parte, la directora de esta fundación menciona que, además de lo anterior, han venido trabajando con la elaboran de bolsas ecológicas, ya que en el lugar se les inculca a los niños el cuidado del medio ambiente,  y que ellos con la ayuda de sus padres elaboran sus diseños, que luego son plasmados en las bolsas ecológicas que se exponen para la venta, asimismo menciona que los niños tienen muchas capacidades y que se necesita con urgencia del apoyo y la intervención, tanto de los entes gubernamentales como de la misma sociedad para lograr en el entorno cambios generacionales que beneficien el futuro de los niños.