Totalmente inundado quedó un sector de la Autopista sur y algunos conjuntos residenciales de San Mateo luego del fuerte aguacero que cayó casi toda la noche en Soacha.


Un gigantesco trancón permaneció durante gran parte de la mañana a la altura del centro comercial Mercurio, y a esta hora las autoridades están en alerta máxima.

“Eran como las 10:30 p.m cuando comenzó a llover, pero ninguno nos imaginamos que la lluvia se extendiera durante toda la noche. La verdad nosotros nos acostamos con mi esposo y mis dos hijos ya estaban durmiendo a esa hora; nos cogió el sueño cuando a eso de las 2:00 de la madrugada escuchamos una bocina anunciando que los sótanos del edificio se estaban inundando. Mi esposo se puso unas botas y un saco y de inmediato salió a ver qué era lo que pasaba; los señores vigilantes y don Pedro, del consejo de Administración, estaban avisando para que los dueños de vehículos sacaran los carros debido a que los parqueaderos se estaban inundando a toda velocidad. La gente corría como loca y nosotros salimos cuando vimos ese caño, creo que le dicen Tibanica, que se había desbordado y todo estaba anegado; eso botaba espuma y parecía como si estuviera diluviando”. Este es parte del testimonio de Andrea Pérez, una madre de familia que habita en el Mirador de San Ignacio V etapa y que, como muchos habitantes de Soacha, vivió las consecuencias del fuerte aguacero de anoche.

periodismopublico-151.jpg

Y de ahí en adelante todo fue emergencia. A esa hora el cuerpo oficial de Bomberos del municipio se hizo presente para tratar de mitigar el impacto del fuerte aguacero y para prevenir a los asustados habitantes, algunos de los cuales pecaban por su curiosidad e imprudencia.

Fue una noche amarga para muchos, como para la familia Peña Forero, quienes tuvieron que salir de su casa por miedo a que el agua originara una tragedia. El caño Tibanica se desbordó y amenazó a todo el sector, no sólo por su enorme caudal, sino por la contaminación de sus aguas.

Pero la emergencia se evidenció más cuando apenas comenzaba el día. Mucha gente salió a su lugar de trabajo pero se encontró con un enorme taco vehicular sobre la autopista sur y quienes se desplazaban a esa hora fueron testigos de la fuerza de las aguas y de todo el caos que ello originó.

Policía, empresa de Acueducto, bomberos y hasta personal voluntario se conglomeraron para tratar de ayudar a agilizar el tráfico y prevenir a los habitantes de posibles emergencias.

Antes de ver la luz del día, ya el enorme trancón se prolongaba por varias cuadras a lo largo de la Autopista Sur y la cantidad de habitantes que normalmente sale hacia Bogotá, actuaban desesperadamente porque el tráfico era un caos.

A pesar del gran esfuerzo de las autoridades, la caótica situación se prolongó casi hasta las 10:00 a.m y todos los organismos que pertenecen al CLOPAD se reunieron de inmediato en el quinto piso de la alcaldía para trazar medidas que mitiguen el impacto de los fuertes aguaceros que por estos días caen en el centro del país.