Un grupo de habitantes de algunos barrios del sur oriente que colindan con el río Soacha ingresaron ayer a la alcaldía a protestar por el incumplimiento en los pactos luego de la inundación del cauce hace aproximadamente dos meses.


Los abandonados habitantes expresaron su inconformidad y cuando intentaron ingresar hasta el despacho del alcalde fueron sacados a la fuerza por la policía, institución que argumentó que no era viable dejar a los manifestantes dentro del edificio administrativo, más cuando el alcalde ha recibido amenazas de muerte.

“Después de las inundaciones nos prometieron ayudas, que nos iban a reglar el barrio, que iban a canalizar el río, pero la verdad nada de eso se ha logrado. Venimos a protestar y a exigir que se cumpla el acuerdo que firmamos con las secretarías de gobierno, hacienda e infraestructura, el cual tenía que arrancar el 2 de noviembre, entonces queremos denunciar el incumplimiento por parte de los entes gubernamentales y el maltrato de las autoridades policiales porque nos sacaron a la fuerza, y nosotros estábamos era en una protesta pacífica”, manifestó Enrique Martínez, habitante del barrio Llano Grande.

“Ya nos cansamos porque la verdad antes de tomar la decisión de venir a protestar le pedimos cita al alcalde, al secretario de Infraestructura, al de gobierno y ninguno nos ha atendido. Muchas veces nos han hecho esperar y al final dicen que no nos atienden”, expresó Mariela Sánchez, habitante del barrio el Cardal.

La protesta concluyó cuando la policía sacó a los aproximadamente 20 manifestantes del interior de la alcaldía, aunque dos delegados fueron atendidos para tratar de llegar a un acuerdo sobre los puntos pactados luego del desbordamiento del río Soacha.