A propósito de la visita de Gina Parody a Soacha y su anuncio de respaldar el proyecto del Soacha Cable desde la nación, vale la pena hacer memoria de algunos detalles que han tenido en vilo el desarrollo de uno de los programas de infraestructura más ambiciosos que Soacha tenga memoria, teniendo en cuenta que el Transmilenio lidera la inversión en el territorio municipal.


Muchos ignorantes se rieron y se burlaron de quienes empezaron a hablar de la construcción de un cable aéreo para el municipio de Soacha, algo así y guardando las proporciones, como cuando Steve Jobs, fundador de la compañía Apple Inc. y pionero de la revolución tecnológica personal como el iPhone y el iPad, fue menospreciado por sus propios socios y amigos, pero que años después demostró ser uno de los grandes cerebros de la humanidad, hasta el punto que la compañía de celulares y tabletas es la más reconocida y exitosa a nivel mundial.

Pero dejemos la tecnología de la comunicación a un lado para hablar de la revolución del transporte y movilidad en sitios donde la topografía es bastante compleja, como Altos de Cazuca y Ciudadela Sucre, por ejemplo. Y sin ir tan lejos, en Medellín y Manizales se ha demostrado que el sistema de cable es la mejor alternativa de transporte y una de las herramientas de seguridad, organización y desarrollo para aquellos sitios que tradicionalmente han sido olvidados y abandonados por el Estado y por las mismas empresas de transporte.

En la capital paisa, desde la construcción de la primera línea del Metrocable salió a relucir los grandes cambios y transformaciones para todos los barrios por donde pasó el sistema de transporte aéreo. Allí se hicieron obras e inversiones que tienen un importante carácter social y de beneficio común, ya que están dirigidas al mejoramiento de las condiciones de calidad de vida de la población de menores ingresos, usuaria de los sistemas de transporte público, incluyendo el Metro.

Con su construcción se mejoraron las condiciones de movilidad de los habitantes de la ciudad y se mantienen los estándares de calidad del Metro a lo largo de corredores aéreos que amplían el área de influencia del Sistema, garantizando la integración y rapidez al utilizar los diversos modos de transporte de la ciudad.

Entonces, si en Medellín es considerado como la mejor alternativa para la movilidad de las olvidadas comunas y en Manizales es orgullo y el mejor sistema de transporte para los barrios marginados, incluso para el sector de Villa María, entonces por qué en Soacha se ha puesto tanta traba y en ocasiones se ha impedido contra viento y marea que se construya semejante proyecto?

Pues creo que a estas alturas de la vida no se trata de meter el dedo en la llaga, pero sí me parece que los soachunos debemos recordar cómo han sido las cosas y tomar algo para la amnesia, porque algunos de los que se opusieron en su momento al proyecto, argumentando que se iba a construir en una zona de alto riesgo, hoy resultaron ser defensores del Soacha Cable.

Recientemente se publicó en este mismo medio una nota donde se hizo un breve recuento de los inconvenientes que ha tenido el proyecto, especialmente en el Concejo municipal, que para nadie es secreto, se trató de una pelea política que se ‘llevó por los cachos’ a toda la comunidad de Soacha. Ver: http://bit.ly/SRDGX4

Y vale la pena recordar que la comisión primera de ese entonces estaba compuesta en su mayoría por concejales que le hacían oposición al entonces alcalde José Ernesto Martínez, y por supuesto, pasó lo que tenía que pasar. Por encima del beneficio y del querer de toda una comunidad, sólo cuatro concejales dijeron NO al proyecto. Posteriormente en plenaria, simplemente se ratificó y ahí quedó el sueño de toda una ciudad.

Ahora. Quienes se opusieron a la construcción del Soacha Cable en aquel entonces, argumentaron que lo hacían porque había unos estudios de Ingeominas que advertían el riesgo de construir en esa zona. Sin embargo, hoy el lenguaje es diferente.

El pasado jueves primero de noviembre, tanto los expertos de la Empresa de transporte masivo del Valle de Aburrá, como el alcalde Nemocón y la misma Parody, argumentaron que no existe riesgo alguno para construir la línea del cable. Incluso el mismo Ricardo Serna, gerente comercial del Metro de Medellín, confirmó que los estudios se hicieron con los debidos criterios técnicos, analizando todos los condicionantes, incluyendo la parte ambiental, social y diseños arquitectónicos, asegurando además que ya están definidos los sitios para colocar las pilonas, e inclusive aseguró que el mismo estudio admite un movimiento de hasta 50 metros por el eje, por si existe algún riesgo.

Lo anterior significa que para construir el Soacha Cable se utilizarán los mismos estudios realizados en 2009 por Metro Medellín. Entonces, aquí cavilando, si son los mismos estudios, por qué en aquel entonces, en plena pelea política entre el ex alcalde Martínez y el concejo, no sirvieron los estudios porque supuestamente el sistema se construiría en zona de alto riesgo, y hoy se asegura que no hay ningún problema? Me gustaría saber, qué argumentan hoy los concejales que se opusieron a la aprobación de las vigencias futuras para el cable el sábado 28 de agosto de 2010 y por qué el día que vino Parody no dijeron nada?…

Cosas de la política, cosas del trajín de los concejales y quizá cosas que pasan cuando hay intereses de por medio, diría mi abuela.

Esperemos que por el bien de Soacha, esta vez se vote con la cabeza y pensando en el bienestar colectivo de una ciudad que necesita con urgencia obras macro que le empiecen a cambiar la cara amarga y trágica que tiene, debido a la cantidad de problemas que a diario deben soportar sus comunidades.

¡Bienvenido el Soacha Cable!