Por iniciativa de la Fundación Tehati y la Junta de Acción Comunal del barrio Llano Grande, se realizó el pesebre ecológico que en nombre del municipio participa en el concurso departamental de pesebres.


Este año la tercera versión del concurso departamental de pesebres se ha denominado “Navidad ecológica La Ruta del Dorado 2014”. Para el certamen, los pesebres participantes deben representar los valores, características y personajes propios de la cultura muisca que habitó el altiplano cundiboyacense, es decir, de quienes los cundinamarqueses heredaron una riqueza cultural, musical y artística invaluable.

Por lo anterior, el concurso busca, entre otras acciones, afirmar la identidad cundinamarquesa, por lo cual se invita a todas las administraciones municipales a participar de la tercera versión de este concurso.

Por Soacha, la fundación Tehati y la JAC de Llano Grande, con el acompañamiento de la administración municipal, realizaron el pesebre ecológico que representa al municipio. El siete de diciembre, la fundación realizó una actividad de socialización con la comunidad, que gustosa aceptó la iniciativa, y que fue formalizada a través de un convenio.

“Iniciamos el proceso del pesebre ecológico invitando a la comunidad del barrio a reciclar botellas pet, tapas, plástico, cartón, panales de huevo, CD y diferentes materiales reciclables que pudieran servir para elaborar el pesebre. Una vez se obtuvo el material, se realizaron talleres artísticos, de educación ambiental y de la cultura muisca”, explicó Marvi Ñañez, Coordinadora del programa Ambiente y democracia de la Fundación Tehati.

Acorde con la temática propuesta por la Gobernación de Cundinamarca para el concurso, los organizadores contaron a los participantes historias muiscas de Bachue, Bochica, Chiminigagua, Sua, Chía y otras historias muiscas que hacen parte de la identidad regional, además de realizar sensibilización ambiental.

“Se contó con la participación masiva de los niños de la comunidad, ellos colaboraron y se gozaron la navidad, y finalmente fueron los que realizaron el pesebre guiados por los gestores ambientales y la fundación Tehati. Los técnicos ambientales orientamos a los menores en las manualidades, les explicamos clasificación, separación y manejo de recursos sólidos que pueden aprovecharse en la elaboración del pesebre”, explicó Jhony Navarro, gestor ambiental y habitante de Llano Grande.

“A la comunidad se le habló de la importancia de reciclar mediante el aprovechamiento y transformación de residuos, reutilizar los objetos antes de destruirlos o desecharlos y reducir lo que consumimos, adoptando una posición responsable con nuestro ambiente”, expresó Marvi Ñañez.

La sensibilización dio paso a un ejercicio artístico donde los niños y adultos participantes plasmaron su creatividad creando chozas, figuras indígenas, animales, flores y diferentes elementos que hacen parte de los adornos del pesebre.

“Este es un proceso con comunidad para la comunidad y en beneficio de nuestra madre tierra, la satisfacción es lograr que los niños, adultos y todos los que participaron se sientan motivados y tomen conciencia del daño que generamos al ambiente y queden conectados con una actividad que los integra, les ayuda a trabajar en equipo y ser mejores personas. Se eligió Llano Grande porque es un barrio cercano a la ronda del río Soacha y los ejercicios de educación ambiental como estos contribuyen a las protección del afluente”, expresó la Coordinadora ambiental.

Marcela Hernández y Jhonny Navarro Leal, son dos de los líderes ambientales comunales graduados recientemente por el SENA, ambos lideraron el proceso, pues consideran que no sólo obtuvieron un certificado, sino el compromiso de aplicar sus conocimientos a la comunidad, por eso, este pesebre significa el comienzo de un proceso de gestión ambiental municipal.

“Junto al pesebre hacemos las novenas en donde se hacen presentes líderes de la junta, se han gestionado refrigerios con los vecinos y comerciantes de la zona, con esta actividad demostramos lo importante que es tener unión de la comunidad a partir del ambientalismo”, concluyó el gestor ambiental, Jhonny Navarro.