Luego del cierre de la empresa Michelín, que afectó a un número importante de empleados que residen en estos dos municipios, ahora se suma la amenaza arancelaria a la empresa Proalco Bekaert, compañía dedicada a la producción y transformación de alambre que tiene su centro de operaciones en el sector del Muña.


Proalco cuenta con alrededor de 400 trabajadores en su planta de Sibaté, de los cuales el 50% viven en este municipio cundinamarqués. Se asentó en la zona industrial del Muña hace 12 años y con el paso del tiempo ha mostrado un crecimiento importante hasta ubicarse como una de las industrias más importantes del país. La producción de esta planta llega casi a las 50.000 toneladas al año.

Sin embargo, el director general de la firma en Colombia, Oscar Proaño, mostró su preocupación por el proyecto que analiza el Gobierno para imponer un sobrearancel al alambrón, materia prima para sus productos, pues, aseguró, que “esta decisión podría afectar el nivel de industrialización del sector”.

Recientemente, Acerías Paz del Río hizo una petición ante al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, para definir unas salvaguardias y frenar la importación del alambrón, pero lo delicado es que la medida favorece la importación de productos terminados, los cuales entran al país sin ninguna restricción, afectando seriamente a la industria local.

Esta medida ha obligado a varias compañías a reducir sus plantas de personal, pero como la noticia de la salvaguardia aún es muy reciente, Proalco específicamente se encuentra trabajando en el diseño de estrategias para que el personal y la misma empresa se afecten lo menos posible.

El ingeniero César Goitia, director de operaciones de Proalco, aseguró que tan pronto tengan diseñado el plan de contingencia ante esta medida arancelaria, lo darán a conocer inmediatamente a los trabajadores.