Los delincuentes que operan en taxis aprovechan los protocolos de bioseguridad para asaltar a los pasajeros. Un joven recibió gel antibacterial con escopolamina y segundos después quedó dormido.

De acuerdo a la policía, se trata de una nueva modalidad de robo que utilizan los delincuentes en Bogotá, aprovechando que por la pandemia está de moda echarse alcohol o gel antibacterial en las manos.  

En este caso, el joven Cristian Rodríguez decidió tomar un taxi en una calle del barrio San Luis, localidad de Teusaquillo, para cumplir una cita médica. El conductor le ofreció gel para que se desinfectara las manos; el pasajero no le vio problema y lo recibió, pero al parecer tenía escopolamina y segundos después quedó inconsciente, desde ahí no recuerda nada.   

Podría interesarle: Atrapan a un hombre en flagrancia con un vehículo robado, el sindicado no aceptó los cargos

Según la misma víctima, casi cuatro horas después despertó en su apartamento con mareo, un poco débil y desorientado, y sin sus objetos de valor como el celular y el dinero.  “Solo quería vomitar, entonces le pedí un minuto a un señor del mantenimiento del edificio y llamé a un amigo para que me viniera a auxiliar”, dijo el joven víctima.

Al acudir a un centro médico, los profesionales de la salud le aseguraron que los síntomas eran de escopolamina mezclada con una droga mucho más fuerte, pero aún no se sabe de qué sustancia se trata.

La policía aseguró que ofrecer gel antibacterial con escopolamina es una nueva modalidad de robo y un oficial de la institución dijo que se está trabajando de manera conjunta con las empresas de taxis para contrarrestar los casos de hurto en este sistema de transporte.

Foto: referencia