Una prueba de seis meses para que los taxistas de las dos ciudades puedan cruzar las fronteras sin tener que pagar la famosa planilla de viaje ocasional comenzó a regir desde ayer martes, gracias a un pacto firmado entre la alcaldía de Bogotá, el ministerio de Transporte, la alcaldía de Soacha y la gobernación.


Lo anterior significa que los taxistas que prestan servicio en el corredor Soacha- Bogotá podrán cruzar las fronteras para dejar pasajeros sin tener que pagar planilla de viaje ocasional, la cual cuesta alrededor de seis mil pesos. Sin embargo, no podrán quedarse prestando el servicio en la ciudad destino, sólo llevar los pasajeros y devolverse vacíos.

Dependiendo del comportamiento de los taxistas, el pacto se podrá renovar por un año más, mientras termina un estudio que busca establecer el sistema definitivo de operación de taxis en el corredor Soacha-Bogotá.

Con la firma del pacto, ninguno de los taxistas podrá cobrar recargo por pasar de una ciudad a otra, o negarse a prestar el servicio.