En el día internacional de la lucha contra el tabaquismo, Cundinamarca realizará una encuesta que determinará los índices de este problema dentro de la población escolar.


En el marco del “Día de Lucha contra el Tabaquismo”, la Secretaría de Salud mediante la Dirección de Salud Pública manifiesta promover la adopción de estilos de vida saludables para disminuir los riesgos en el consumo de tabaco, trastornos alimenticios y la falta de actividad física.

En este sentido, se ha dado a la tarea de prevenir el tabaquismo mediante la estrategia Instituciones Educativas Libres de Humo, a la que se suma asesoría en materia nutritiva y la promoción de actividad física como ejes claves dentro del proceso de prevención de enfermedades no trasmisibles como la diabetes y enfermedades cardiovaculares. La meta es evitar y postergar el inicio del consumo de tabaco en los jóvenes, adolescentes y preadolescentes.

Para dar cumplimiento a este objetivo, se realizará una encuesta con la cual se busca obtener una línea base, que evidencie mediante una muestra preponderante, cuál es la realidad de cada una de las poblaciones del Departamento.

Paralela a esta acción, el Departamento está liderando una serie de actividades en las cuales se trabaja con los padres de familia, autoridades escolares y los alumnos, ya que la prioridad es un cambio cultural para así transformar a la sociedad.

Lo anterior teniendo como base que el Departamento aplicó una encuesta a 3.620 estudiantes de 107 municipios en la cual se evidenció que el 21% de los menores encuestados han fumado alguna vez y tienen en un 89% conocimiento de los lugares en donde se venden cigarrillos en paquete o individuales, además esta actividad la efectúan en un 5.3% en sitios ajenos a sus casas.

Otro punto clave es la articulación de la Ley Antitabaco para propender por los derechos de los no fumadores , así como reglamentar las áreas de los fumadores.

Es importante resaltar que según la Organización Mundial de la Salud, cinco muertes diarias en el mundo son generadas por tabaquismo, y aunque los gobiernos apuntan a generar hábitos saludables como medida preventiva, las políticas públicas resultan insuficientes para evitar que esta adicción socialmente aceptada disminuya sus porcentajes de consumo.