Preocupados están los residentes de la vereda Cascajal de Soacha por el proyecto energético La Virginia-Nueva Esperanza, que afectaría la salud y el medio ambiente en la zona, como acuíferos y especies de flora y fauna.  

En la vereda Cascajal, corregimiento número dos de Soacha, se llevó a cabo la socialización de los estudios ambientales para la modificación N° 2 de la licencia ambiental del proyecto energético La Virginia-Nueva Esperanza, entre la Transmisora Colombiana de Energía y propietarios de fincas, que además contó con el acompañamiento de funcionarios de la Secretaría de Ambiente, la ANLA, la CAR, Personería, Contraloría, Defensoría del Pueblo, el corregidor número dos, entre otras entidades y funcionarios.

También leer: Delicado problema ambiental para 110 familias de Soacha

La línea de transmisión La Virginia Nueva-Esperanza 500 Kv UPME 07 de 2016, trata de un proyecto energético que viene desde La Virginia, Risaralda hasta Nueva Esperanza, Soacha, y se encuentra a cargo de la Transmisora Colombiana de Energía, una empresa de servicios públicos dedicada exclusivamente a la ejecución de este proyecto.

Este proyecto cuenta con la licencia ambiental otorgada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, resolución 170 de 2021, sobre la cual se interpusieron recursos de reposición que fueron resueltos en la resolución 1363 de 2021; esta es la que le daría vía al proyecto que se encuentra en fase de construcción en las áreas que fueron licenciadas. Pero, debido a que quince torres, a la llegada a la asociación Nueva Esperanza no fueron licenciadas, la transmisora debió presentar la modificación N° 2 de la licencia ambiental del proyecto.

Sobre este proyecto, la comunidad de la vereda Cascajal de Soacha expuso sus preocupaciones por considerar que, de realizarse de la manera prevista, se presentarían daños gravísimos en la flora y la fauna del lugar. Pues, según la comunidad, el sitio por donde cruzaría el proyecto está rodeado de acuíferos que surten de agua a veredas como Chicaque, San Francisco y también parte del municipio San Antonio de Tequendama; mencionan que el lugar también cuenta con árboles registrados como únicos a nivel mundial, avistamiento de aves como el Águila Sabanera, especies de abejas únicas en el mundo, entre otras especies que se verían afectadas por la construcción de este proyecto.

Le puede interesar: Problemas ambientales y de salud en la comuna cinco por Explotación Minera

Del mismo modo, Tránsito García, copropietaria de la finca Monserrate, manifestó que este sería uno de los lugares más afectados, ya que en la zona se tiene pensado poner cuatro torres que dividirían la finca y la contaminarían y, argumenta que ese es un sitio de bosques nativos, especies en vía de extinción y de provisión de agua para las comunidades que quedan en la parte baja de la montaña,  y para ella, la vereda Cascajal es el único pulmón y el último lugar bonito que le queda a Soacha.

Además, mencionó que otra de las preocupaciones que tiene la comunidad es que dicho proyecto podría resultar afectando la salud de los habitantes del lugar, pues, manifiesta que estudios que se han hecho en proyectos de gran envergadura, como el que se piensa llevar allá, en países como España, han puesto en evidencia que las líneas de alta tensión, al momento que hacen contacto con la humedad, expelen un gas que afecta las vías respiratorias y que además producen una especie de radiactividad sobre la sangre, desencadenante de diferentes tipos de leucemia, lo que terminaría afectando no solo la salud humana, sino también a las diferentes especies de animales que habitan el lugar.

Adicionalmente, Nicolás Usa, presidente de Asojuntas del corregimiento dos, menciona que no están en contra de los proyectos de desarrollo energético del país, pero que junto con la comunidad quieren buscar que se presenten las afectaciones ambientales y humanas menos posibles.

Finalmente, el próximo 23 de abril la Transmisora Colombiana de Energía presentará la modificación a la licencia ambiental, en la que la comunidad espera que se tengan en cuenta los puntos abordados para la realización del estudio de impactos ambientales a la flora y la fauna de la vereda Cascajal de Soacha y de la zona en general.