Mejorar la salud sexual y reproductiva de los jóvenes será tarea ardua y una de las más importantes para la actual Administración Municipal, puesto que la gran mayoría de la población joven del municipio relaciona la salud sexual con métodos anticonceptivos, reconocen sus usos y porcentaje de efectividad, muchos de ellos aprenden sobre la marcha cómo funcionan, identifican las infecciones de transmisión sexual, pero pocos preguntan frente a sus derechos sexuales y reproductivos, algunos por pudor o temor.


La Secretaría de Salud de Soacha, en un ejercicio preventivo más allá de continuar educando sobre los mismos temas que quizás ya están mandados a recoger, quiere enseñar a través de encuentros en distintos escenarios escolares valores como la autoestima, creación de un proyecto de vida y el conocimiento del cuerpo.

El punto de partida son los derechos sexuales como están contemplados en el Sistema General de Seguridad Social, para conocimiento y exigencia de los mismos en determinadas circunstancias, dado que en el ejercicio de la sexualidad intervienen diversos componentes que ayudan a la construcción de una vida plena.

Primero, hay que reconocer el respeto como la piedra angular de toda relación interpersonal, si bien todos tenemos libertad de expresión esta no debe violentar los derechos de los demás, en ese sentido el primer derecho sexual y reproductivo es el derecho a la vida, ninguna persona puede ser puesta en peligro o riesgo de muerte en el ejercicio de su sexualidad y su reproducción, el respeto a la vida está contemplado en la Constitución Colombiana en su Artículo 11 como el derecho que tiene toda persona a ser y a existir.

Es importante también que los jóvenes sepan que tienen derecho a acceder gratuitamente a servicios de salud sexual como charlas educativas para prevenir infecciones de transmisión sexual y el acceso a métodos anticonceptivos seguros, aceptables y eficaces incluidos en el POS (Incluyendo la anticoncepción de emergencia).

Asimismo, toda persona tiene derecho a tener relaciones sexuales consensuadas e informadas, la pareja debe respetar cualquier decisión tomada por su compañero. ¿Sabía que tienes derecho a decir NO en cualquier momento de una relación sexual?.

Usted actúa responsablemente cuando:
Usa los métodos de protección, piensa en su pareja y sabe que un hijo no amarra a una relación ni resuelve mágicamente los problemas.
Reconoce que prevenir un embarazo no solo depende del hombre o de la mujer.
Acepta que la mujer no solo está destinada a tener hijos.