Con una inversión de $716 millones la Secretaría de Salud y el Laboratorio de Salud Pública, adquirieron equipos de alta tecnología para mejorar las tareas de apoyo a la vigilancia en salud pública.


Cabinas de bioseguridad A2, cabinas de extracción, incubadoras, horno, autoclave, neveras, microscopios y cuarto frío, son los equipos adquiridos para fortalecer los programas de seguimiento al consumo de agua potable, alimentos, tuberculosis y todos aquellos eventos de interés de salud pública del Departamento.

Esta inversión, facilita a su vez las labores de seguimiento a los acueductos del departamento, pasando de una cobertura de 166 acueductos municipales a realizar labores de inspección a 430 acueductos ubicados en zonas veredales.

En materia de seguimiento a los alimentos, se han intensificado los análisis de leches y derivados lácteos. También se está haciendo evaluación continua a la calidad de productos como sal, panela, cárnicos y sus derivados.

Igualmente, la Secretaría de Salud ha tomado muestras y analizado la calidad físico-química y microbiológica de los alimentos entregados en los restaurantes escolares.

También se han liderado procesos de investigación de Enfermedades Transmitidas por Alimentos – ETAS, tanto en procesados, como materias primas, manipuladores y áreas de procesamiento.

“La dotación, así como el trabajo liderado por los profesionales del laboratorio de salud pública, permitirá que la entidad cuente con la acreditación de sus ensayos, este hecho llevará al Laboratorio a estar a la altura de instituciones del ámbito mundial dentro de las responsabilidades y competencias delegadas con los diferentes Tratados de Libre Comercio que ha firmado el Gobierno Nacional”, manifestó la directora del Laboratorio, Olga Lucía Chavarro.

En cuanto al programa de seguimiento a la tuberculosis, se ha incrementado la identificación del Mycobacterium tuberculosis por cultivo y prueba de Adenocin deaminasa, ADA, para tipificación, con el fin de brindar en un menor tiempo los medicamentos que tratan de manera oportuna a la población afectada.

Otro de los puntos estratégicos de trabajo de los profesionales del Laboratorio, es el fortalecimiento del área de capacitación con la adquisición de microscopios para varios observadores simultáneamente y dotación de muebles con los cuales se lideran jornadas de formación para las bacteriólogas, patólogos y citólogos que operan en el Departamento.

De otra parte, y con una inversión de $500 millones se adecuaron las áreas administrativas y auditorio con equipos de cómputo y muebles que favorecen la capacitación del personal médico del Departamento.