La Justicia colombiana estudia una petición para contener la invasión de los hipopótamos de Pablo Escobar

El tribunal de Cundinamarca estudia una acción popular que reclama una solución definitiva para la invasión que representan los hipopótamos importados por el narcotraficante Pablo Escobar, una amenaza para la fauna y la flora autóctonas en el valle de Magdalena Medio, en el centro de Colombia. Escobar importó en 1981 tres hipopótamos machos y una hembra que, casi tres décadas después, se han convertido en unos 70 ejemplares.

La especie, que es invasora, ha crecido desde entonces sin control efectivo, a pesar de los esfuerzos de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare (Conare), y tiene preocupados a biólogos, ambientalistas y científicos por las implicaciones de su presencia en los ecosistemas acuáticos del Magdalena Medio, así como en especies nativas de aves, peces y mamíferos. Por eso, una acción popular busca que la justicia entre en escena para encontrar una solución acertada.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca acaba de admitir una acción popular presentada por el abogado Luis Domingo Gómez Maldonado, que pide la protección del medioambiente, del equilibrio ecológico y la conservación de especies animales y vegetales, entre otros, que estarían siendo vulnerados por la falta de adopción de una medida definitiva que permita controlar la población de hipopótamos, en detrimento de especies nativas como nutrias, tortugas, manatíes y bagres rayados, así como de mamíferos, aves y plantas en los ecosistemas donde hacen presencia. ¿Cuál es el problema? En palabras sencillas, como los hipopótamos no son una especie propia de ecosistemas suramericanos, ocupa hábitats naturales de otros animales, poniéndolos en riesgo.

Fuente: Europa Press y Elespectador.com